•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

 El tránsito de cuatro presuntos integrantes de la organización terrorista Estado Islámico (EI) por Centroamérica, puso a prueba los sistemas de seguridad en la región, luego que tres sujetos sospechosos permanecieran más de 40 días en tres países de la región, antes de ser detenidos.

Los países centroamericanos se apresuraron a ubicar a los presuntos terroristas, cuando el Departamento de Seguridad de EE. UU. emitiera una alerta sobre ellos a través de México. 

Según el diario Panamá América, tres de los cuatro capturados por el Ejército de Nicaragua, permanecieron en Panamá casi un mes, citando información del Departamento de Seguridad Interna de EE. UU. (HSI, por sus siglas en inglés). En el reporte del HSI se detalla que los egipcios Hibrahim Mohamed y Mohamed Eissa, junto con el iraquí Ahmed Ghanim Mohamed Al Juburi, fueron detectados en su paso por Panamá el 12 de mayo.

Posteriormente ingresaron el 9 de junio a  Costa Rica a través del puesto fronterizo de Paso Canoas.

La información no precisa exactamente cuándo y por dónde ingresaron los supuestos terroristas a Panamá.

Este lunes 24 de junio, tras una alerta que emitió México, luego de ser informado por el Departamento de Seguridad Interna de EE. UU., se supo de la posible presencia de terroristas integrantes del EI en Centroamérica.  

Puesto fronterizo de Peñas Blancas, Nicaragua

A través de un oficio se les informó que los tres sospechosos estarían buscando llegar a EE. UU.

Tras la alerta de México, Costa Rica salió al paso y alertó el lunes por la tarde sobre la presencia de tres sospechosos y el martes por la tarde las autoridades nicaragüenses dieron a conocer la captura y posterior expulsión de los miembros del Estado Islámico, pero sumaron un nombre más a los tres anteriores, el de Mustafa Ali Mohamed Al Yaoob, de nacionalidad iraquí.

Un comunicado emitido por la Policía de Nicaragua detalla que el Ejército de Nicaragua los capturó el mismo martes en horas tempranas en un punto ciego con la frontera costarricense. La detención se registró 16 días después de haber sido ubicados entrando a Costa Rica. 

Zona de paso

Elvira Cuadra, experta en temas de seguridad, afirmó que la detención de supuestos miembros de la organización Estado Islámico “muestran que en efecto Centroamérica es una zona de paso y que siempre existe la posibilidad de que estos grupos tengan presencia en la región”. 

Agregó que en la medida en que este tipo de personas se vean impedidas de llegar hasta EE. UU., se convierten en un riesgo para los países centroamericanos donde permanezcan”, aunque reconoció que a la fecha los casos identificados han sido muy pocos.

“Estados Unidos siempre ha demandado a los países centroamericanos la aplicación de medidas de control fuertes. Por eso le preocupan las caravanas de migrantes, por ejemplo, porque allí se pueden producir infiltraciones”, precisó Cuadra.

La presencia y tránsito de personas que integran grupos terroristas siempre ha preocupado a los países centroamericanos por donde van transitando y en especial a EE. UU., que es el destino final, indicó la experta a El Nuevo Diario.

El Estados Islámico es la organización terrorista más peligrosa. Archivo/END

Cuadra también señaló que la detención de los sospechosos se presenta en un momento en el que Nicaragua, por el actual contexto sociopolítico, crea las condiciones favorables para su tránsito, “porque los controles de la Policía y el Ejército, aunque son fuertes, están más orientados a los propios ciudadanos en función de contener las protestas y no necesariamente a frenar este tipo de presencia”.

El Gobierno de Costa Rica, a través de Steve Madden, director de la Policía de Migración, dijo al diario Extra de ese país que al solicitar información sobre los iraquíes y los egipcios, no recibieron ningún reporte de alerta.

“El 9 de junio recibimos el flujo controlado de migrantes por parte de Panamá. Estas personas ya vienen con un proceso de identificación con la base de datos en Panamá, y aquí, del lado costarricense, hacemos el mismo proceso, revisamos la base de datos, y establecimos que no tienen ninguna información en la misma”, declaró el funcionario costarricense al periódico.

Madden aseguró que primero ingresaron dos egipcios y un iraquí y que cuatro días después entró el iraquí de apellido Yaoob.

Señaló además que a los cuatro se les autorizó un tránsito en el país por 25 días y posterior a ello salieron de territorio nacional.

Manifestó que a mediados de junio recibieron información de un boletín no oficial, por lo que consultaron de nuevo a la Embajada de EE. UU. y descartaron lo dicho en el texto del boletín, pero que pese a ello, recibieron de Nicaragua a los cuatro extranjeros y los trasladaron al centro de detención para realizar el procedimiento administrativo correspondiente.

“Ayer (el martes) estas personas fueron trasladadas con máximas medidas de seguridad al Centro de Aprehensión de Migración en Los Lagos de Heredia”, indicó el funcionario.

El presidente del Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep), José Adán Aguerri, afirmó que la alerta que emitió emitió Costa Rica sobre el ingreso de los sospechosos al territorio nacional, fue oportuna para lograr su captura.   

“Si estas personas tienen esos antecedentes, la obligación de los países donde están transitando es que los capturen y los entreguen a las autoridades correspondientes”, recalcó.