•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

El no devolver los bienes que la Policía incauta a las personas que son detenidas, es una práctica que se ha vuelto común, denunció la Comisión Permanente de Derechos Humanos (CPDH).

Teléfonos celulares, motocicletas, equipos electrónicos y televisores están entre los bienes más apetecidos por la Policía durante las capturas a personas vinculadas a las protestas, según las denuncias recibidas en el organismo de derechos humanos.

Pablo Cuevas, asesor jurídico de la CPDH, dijo que desde que inició la crisis sociopolítica en Nicaragua en abril de 2018 hasta la fecha, la organización ha recibido aproximadamente 5,000 denuncias, de las cuales al menos en el 30% de los casos se señala del despojo de objetos personales por parte de la Policía Nacional o parapolicías, los cuales nunca son regresados a sus dueños.

“Cuando un agente te quita un bien personal, este está obligado a entregarte una copia del acta de incautación o una constancia de lo que se llevan y cuando esto no se hace, estamos frente a un robo”, dijo Cuevas.

Destacó que según los parámetros que norman el actuar policial, estos deben apegarse a una serie de procedimientos, algo que no está cumpliendo en cuanto a la incautación de bienes.

El abogado de la CPDH señaló que actualmente esto se ha convertido en una acción recurrente de las autoridades en todo el país, lo cual es un delito y, por lo tanto, estos agentes deben ser sancionados y procesados.

Manifestante reclama moto

Indicó que la última denuncia es la del manifestante de León, Mario Javier Salinas, quien denunció que las autoridades policiales de su localidad, además de proferirle amenazas y sufrir detenciones temporales, ahora le niegan regresarle su moto, que le fue retenida desde hace 8 días.

Salinas puso la denuncia en la CPDH, donde dijo haber sido capturado el 15 de mayo y posteriormente el 19 de junio.

 Tras la última captura fue liberado el 22 de junio, pero al reclamar su moto con recibos y documentos en mano, sin mayor explicación dijeron que no se la iban a regresar.

"Todavía no he terminado de pagarla. Son 3 años y solo llevo 14 meses pagando. Yo seguiré llegando a la estación y reclamando por lo que es mío", dijo Salinas, quien según la casa comercial, la motocicleta Serpento Naga 200 cc, en promoción, está valorada en 44 mil córdobas.

El afectado comentó que participó desde el inicio en las protestas, luego se apartó, pero mantuvo su apoyo a manifestantes proporcionándole alimentos.

Salinas aseguró que desde diciembre lo están asediando parapolicías con ayuda de los órganos de vigilancia en los barrios y la propia Policía Nacional, destacando que los parapolicías a inicios del año llegaron a romperle las puertas de su casa y fue amenazado.

Agregó que un agente policial le advirtió que dejara de andar en marchas y protestas, porque de lo contrario, lo dejarían preso a él, a su esposa y a sus hijas las mandarían a un reformatorio.