•   Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

La periodista nicaragüense Lucía Pineda Ubau se reunió este jueves con Edison Lanzas, relator de Libertad de expresión de la CIDH, como parte de las actividades paralelas a la 49 Asamblea General de la Organización de Estados Americanos (OEA), que se realiza en Medellín, Colombia.

La conversación con el relator de la CIDH fue para exponer la situación de los periodistas en Nicaragua y para ampliar de forma directa la realidad que vive luego de ser excarcelada el 11 de junio.

La reportera de 100% Noticias dijo a la Voz de América que desde su corazón "perdona" a los que en el Gobierno, la pusieron tras las rejas durante unos seis meses, pero indicó que seguirá "denunciando" lo que ocurre en el país en materia de falta de derechos.

"Nos querían callar y se multiplicaron las voces", dijo Pineda en una breve conferencia de prensa, a lado de Edison Lanzas.

Pineda también conversó con Roberto Desogu, coordinador para Nicaragua de la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas, aunque no dio detalles sobre su encuentro.

Tras su arribo a Medellín, Colombia, adonde llegó para asistir a la reunión de la OEA tras ser excarcelada, dejó un mensaje alentador.

"Feliz haciendo lo que me apasiona. Ya calentando motores en Medellín, Colombia en reunión de la OEA. Nicaragua será libre. No pierdan la fe", escribió Pineda en su cuenta de Twitter.

El jueves conversó con medios acreditados para cubrir la Asamblea General de la OEA, que tiene entre sus objetivos fortalecer la democracia en la región y hacer frente a la situación que presentan países miembros del organismo como Nicaragua y Venezuela.

Pineda denunció algunas de las situaciones que padeció durante su arresto que duró varios meses.

También aseguró: "Corro el riesgo de que por estar acá hablando con ustedes me vuelvan a meter presa", dijo.

Pineda explicó que los guardias bajos las órdenes del gobierno de Managua intentaron hacerla "grabar un video pidiendo perdón a Ortega por llamarlo dictador". Explicó que las cárceles están custodiadas por "una policía fanatizada que responde a los intereses del gobierno y no de los nicaragüenses".