• Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Web

Valdrack Jaentschke Whitaker habló en representación del Gobierno de Nicaragua en la primera sesión plenaria de la Asamblea General Ordinaria de la OEA, celebrada la tarde de este jueves en Medellín, Colombia, donde fracasó en su intento de que el tema de la crisis nicaragüense fuera eliminado del plenario.

El Nuevo Diario comparte íntegro el discurso de Valdrack Jaentschke Whitaker en la Asamblea General de la OEA.

Nicaragua está comprometida con el multilateralismo. Estamos convencidos que nuestra región debe construir un multilateralismo que responda a los intereses del conjunto de los Estados miembros y que promuevan la adhesión a los propósitos y principios de la OEA, en especial el llamado a forjar la paz, la justicia y la solidaridad entre los países de la región procurando a su vez, robustecer la colaboración y defender la ciudadanía territorial y la independencia.

El multilateralismo hemisférico debe fundamentarse en el respeto a los gobiernos democráticamente electos, la libre autodeterminación, el respeto a las diferencias políticas y la no injerencia en los asuntos internos en Estados Soberanos, creando y fortaleciendo mecanismos efectivos para el dialogo y la convivencia pacífica.

Nuestra región requiere respuestas colectivas para hacer frente a fenómenos como el cambio climático y los efectos catastróficos que ejerce sobre nuestros ecosistemas y nuestras poblaciones. Necesitamos respuestas a la lucha contra la pobreza como uno de los principales problemas estructurales de la región y que limitan las oportunidades a poblaciones enteras para alcanzar el progreso y el bienestar.

Así para la lucha contra el narcotráfico, la trata de personas, el terrorismo, el lavado de dinero u otras expresiones del crimen organizado que se combinan para generar inseguridad, exclusión y pobreza.

Un multilateralismo efectivo debe oponerse firmemente a la práctica del afallamiento, la aplicación unilateral de sanciones, medidas coercitivas, mantenimiento de bloqueo económico o el sabotaje a las economías emergentes. Prácticas que generan pobreza, violan al derecho de los pueblos, al desarrollo y el bienestar y contradicen los principios de la Carta Democrática Interamericana, la Carta de las Naciones Unidas y las Normas del Derecho Internacional.

El Gobierno de Nicaragua, continúa profundizando el proceso iniciado en el año 2007 para promover la paz, la prosperidad y el bienestar del pueblo de Nicaragua. A través del ejercicio de un gobierno responsable y sensible a las necesidades del pueblo, hemos logrado alcanzar crecimiento económico sostenible, reconocido por los organismos financieros internacionales.

Organismos internacionales especializados han reconocido la eficacia de los programas sociales y de inclusión económica, entre ellos la salud y la educación gratuita, la seguridad alimentaria, producción de alimentos, así como la gestión del riesgo de desastre derivado de los fenómenos naturales y los cambios climáticos que han permitido a nuestro país lograr la más rápida reducción de la pobreza y la desigualdad en la región.

Valdrack Jaentschke Whitaker fracasó en su intento de que el tema de la crisis nicaragüense fuera eliminado del plenario. AFP/ENDEstos avances han estado acompañados de una profunda transformación de la infraestructura vial, energética, transporte, comunicaciones, agua potable y saneamiento, alcanzando niveles históricos de acceso y cobertura para la población.

Nicaragua continúa siendo el país más seguro de la región. Es reconocida por el alto protagonismo de su juventud en todos los aspectos de la sociedad. Ocupa el quinto lugar en equidad de género.

Para el Gobierno de Reconciliación y Unidad Nacional es fundamental mantener esta senda de paz y prosperidad, asegurando la continuidad de las condiciones que han permitido la estabilidad, el crecimiento y el progreso.

La Asamblea fue celebrada la tarde de este jueves en Medellín, Colombia. AFP/END

Continuamos reiterando al pueblo de Nicaragua y a la comunidad internacional el compromiso del Gobierno de Unidad y Reconciliación Nacional con mantener esta ruta de estabilidad y defender el marco jurídico constitucional del país. En ese sentido la Asamblea Nacional de Nicaragua aprobó el 4 de mayo del año 2018, la ley de cultura de diálogo, reconciliación, seguridad, trabajo y paz, que mandata a las instituciones gubernamentales a promover el diálogo genuino y a desarrollar medidas efectivas para la resolución de conflictos, avanzando en la creación de 3,686 comisiones de paz y reconciliación distribuidos en los 153 municipios del país.

Así el 29 de mayo de este año se aprobó la Ley Integral de atención a las víctimas que mandata a las instituciones del Estado a proporcionar atención médica, rehabilitación, seguridad y atención a las víctimas de la violencia y a sus familias.

Desde el 27 de marzo de este año, el Gobierno de Reconciliación y Unidad Nacional retomó con la Secretaría General, el memorándum de entendimiento para el fortalecimiento institucional, político y electoral de Nicaragua suscrito en febrero del año 2017.

Los distintos poderes del Estado, Legislativo, Ejecutivo, Electoral y Judicial están avanzando en la identificación en las reformas políticas y electorales para continuar perfeccionando nuestra joven democracia, que garanticen elecciones libres, abiertas, transparentes y acompañadas en el año 2021 de conformidad con el periodo constitucional establecido.

Desde el 15 de abril se está implementando el plan de retorno seguro, reinserción social y familiar con el propósito de contribuir a la reunificación de las familias nicaragüenses permitiendo que las personas que salieron del país en el contexto de los hechos del año pasado puedan regresar de manera segura al país.

La Asamblea Nacional de Nicaragua aprobó el pasado 8 de junio la Ley de Amnistía que se extiende a todas las personas involucradas en los hechos violentos del año pasado mandatando el cierre de todos los procesos investigativos, administrativos y penales relativos. Esta ley que incluye además el compromiso de la no repetición del uso de la violencia como método político, es reconocida por muchos expertos como una de las leyes más avanzadas en su tipo, y permitió la excarcelación de todas las personas detenidas en el contexto de los hechos de abril y junio de 2018.

La Asamblea fue celebrada la tarde de este jueves en Medellín, Colombia. AFP/END

El Comité Internacional de la Cruz Roja participó en la revisión y en la conciliación de las personas detenidas y posteriormente acompañó el proceso de excarcelación. El pueblo y el Gobierno de Nicaragua, reconocen y agradecen el acompañamiento de la nunciatura apostólica, la Secretaría General de la OEA y el Comité Internacional de la Cruz Roja, así como otras organizaciones que han contribuido a la implementación de estos procesos y al restablecimiento de la paz en Nicaragua.

El Gobierno de Nicaragua mantiene su compromiso de continuar trabajando por la unidad nacional, la reconciliación y la paz profundizando las conquistas democráticas económicas, sociales, culturales y fortaleciendo las condiciones indispensables para continuar librando la batalla contra la pobreza y la inseguridad.

Seguiremos cumpliendo con los compromisos asumidos con nuestro pueblo y con la comunidad internacional para continuar por la senda del progreso y el bienestar iniciado hace poco, más de una década.