• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Impresa

Sujetos armados mataron la tarde del sábado a un abogado opositor en Wapí, municipio de El Rama, Caribe Sur de Nicaragua, donde el asedio de parapolicías es casi permanente, denunciaron dirigentes del partido político Ciudadanos por la Libertad (CxL), al que pertenecía la víctima.

El abogado asesinado se llamaba Exequiel Matus González y tenía 40 años de edad. Murió por disparos de armados que llegaron hasta su casa, con el propósito de matarlo, aseguró Augusto Valle, fiscal nacional y presidente de la Comisión de Organización de CxL.

Vecinos de la víctima dijeron que a eso de las 7:20 p.m., llegaron dos sujetos hasta la casa de Matus y mientras uno conversaba con el abogado, el otro se acercó y le disparó varias veces.

Gravemente herido, Matus fue trasladado por familiares al centro de salud de Wapí, donde los médicos no pudieron hacer nada para salvarlo.

El féretro de uno de los asesinados es entregado en la frontera Honduras-Nicaragua. Cortesía/END

El abogado era originario del municipio El Tortuguero y hace 5 años se trasladó a vivir a la comunidad de Wapí.

En las elecciones regionales del 3 de marzo pasado, Matus trabajó como fiscal de cómputo de CxL, confirmó Valle.

Mientras tanto, la dirigencia nacional de CxL se pronunció diciendo que "las autoridades tienen que abrir una investigación de este crimen, no podemos permitir que se sigan cometiendo crímenes (…) y que la Policía guarde silencio".

Matus litigaba en casos de abigeato y de tomas ilegales de propiedades, explicó Valle, quien dijo que no se podía desvincular el crimen “de las acciones políticas de los paramilitares que asedian a los pobladores de esta región”.

Ciudadanos de la zona también señalaron que Matus estaba asesorando a unos campesinos que supuestamente habían adquirido tierras que son propiedad comunal y estaban en una querella porque se sentían estafados.

Otro caso

Valle informó que es el segundo crimen contra un activista político de CxL en las últimas semanas en la región del Caribe Sur. En mayo mataron a Jesús Montano Sevilla, de esta organización política, en San Miguelito, departamento de Río San Juan. Este crimen lo han atribuido a civiles armados

Rapatrían a dos nicas asesinados en Honduras

Autoridades nicaragüenses sometieron a interrogatorios, requisas y tomaron fotografías y videos a los vehículos y personas que participaron en las gestiones de repatriación de los cuerpos de Edgar Aristo Montenegro Centeno, de 55 años, y su hijo, Yalmar Zeledón Olivas, de 31 años, quienes fueron asesinados en Honduras la semana pasada, informó la Comisión Permanente de Derechos Humanos (CPDH).

El abogado era originario del municipio El Tortuguero y hace 5 años se trasladó a vivir a la comunidad de Wapí. Imagen referencial. Archivo/END

Edgar y Yalmar habían pedio refugio en Honduras, donde huyeron durante las protestas en Nicaragua. Ambos fueron asesinados en circunstancias aún no esclarecidas, según un comunicado de la CPDH.

Vilma Navarrete, presidenta de la junta directiva de la CPDH; su secretario adjunto, Denis Darce; y Miroslava Cerpas, en representación del Centro de Investigación y Promoción de los Derechos Humanos de Honduras (Ciprodeh), coordinaron esfuerzos para repatriar los cuerpos de los ciudadanos, ambos originarios de Wiwilí, departamento de Jinotega.

La CPDH informó que reconocen el apoyo que dieron las autoridades de Honduras para agilizar el proceso de repatriación, pero señalan el asedio e intimidación que sufrieron de parte de la Policía nicaragüense.

Muerte violenta

Según el diario La Tribuna, de Honduras, el sábado 29 de junio a las 3:30 p.m., fueron entregados los cuerpos de Montenegro y Zeledón.

Agrega que los parientes, quienes por razones de seguridad prefirieron el anonimato, aseguraron que Edgar y Yalmar huyeron de Nicaragua porque fueron amenazados de muerte y por eso se alojaban en una aldea del municipio de Trojes, departamento de El Paraíso, Honduras, donde trabajaban cortando café.

Para poder vivir legalmente en Honduras solicitaron refugio político y esperaban que les aprobaran esa garantía, la cual estaba en trámite en la Secretaría de Relaciones Exteriores y Cooperación Internacional.

“El jueves anterior fueron raptados cuando iban a laborar, por hombres fuertemente armados que los fueron a matar a una solitaria zona. Los cuerpos fueron localizados por agentes de la Policía Nacional hondureña”, publicó La Tribuna.

Durante los dos días que tardó el proceso, la CPDH mantuvo informados en tiempo real a los organismos internacionales de derechos humanos, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos y la Oficina de la Alta Comisionada de Naciones Unidas para los Derechos Humanos.

Carla Sequeira, directora del área jurídica de la CPDH, comentó que hay denuncias de que en Honduras las víctimas eran perseguidas por grupos afines al Gobierno nicaragüense.