• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Web

La líder comunal Marcela Foster, concejal municipal de Puerto Cabezas por el partido regional Yátama y promotora de derechos humanos del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh), denunció que las agresiones perpetradas en su contra, el pasado 26 de junio, fueron producto de un “intento de asesinato”.

“Mis agresores dijeron que me dejarían ir, pero que la orden era matarme”, denunció Foster, quien el mismo día de la agresión interpuso formal denuncia ante la Policía Nacional e identificó como sus agresores a tres supuestos seguidores del Frente Sandinista.

La líder comunal señaló que este martes, cuando preguntó por el progreso de la denuncia que interpuso, en la Policía se negaron a atenderla y notó que al entregarle una copia de su denuncia, colocaron un sello a la original, que le denotaba que el caso estaba archivado.

Foster indicó que se siente “amenazada” y que responsabiliza al Gobierno de Nicaragua y al gobierno regional. Cortesía/END

Asimismo, criticó que las personas que señaló como sus agresores siguen libres y sin responder sobre la golpiza que cometieron en su contra.

Producto de la golpiza que recibió Foster, de parte de supuestos simpatizantes del Gobierno, perdió la visión de su ojo izquierdo y en su brazo izquierdo tiene una fractura.

Origen de la agresión

Desde el pasado 25 de junio los indígenas de Kamla, comunidad del municipio de Bilwi, Caribe Norte, protestan en demanda de la elección del síndico de su comunidad, conforme a la tradición comunitaria, ya que el período de Celso Francis había concluido.

Los comunitarios de Kamla exigían elecciones, mediante una protesta con un bloqueo de carretera, para elegir a su candidato, Abel Sainder, por lo que fueron agredidos por sujetos identificados como seguidores sandinistas, armados de machetes, piedras y morteros.

Foster señaló que el responsable de la agresión contra los comunitarios de Kamla es Carlos Alemán, dirigente del gobierno territorial de Puerto Cabezas y Rigoberto González, asesor legal del gobierno territorial, pues son los que se niegan a permitir la elección del síndico de la comunidad.

Producto de la golpiza que recibió Foster, de parte de supuestos simpatizantes del Gobierno. Cortesía/END

“Nosotros tenemos un estatuto comunal de cómo desarrollar nuestras elecciones de síndico, entonces, ningún partido político tiene que meterse, pero ellos quieren mandar en todas las comunidades, no les dejan elegir a sus líderes. Ellos (Alemán y González) no quisieron hacer la elección y sin hacerlo certificaron a Morelia Antonio Salazar, la certificaron sin consentimiento de la comunidad de Kamla, es por eso que el pueblo protestaba y puede seguir manifestándose”, apuntó Foster.

La demanda de Foster es que la Policía actúe en su caso y “haga justicia”, además, exigió al gobierno regional que respete la Ley 445, Ley del Régimen de Propiedad Comunal.

Foster indicó que se siente “amenazada” y que responsabiliza al Gobierno de Nicaragua y al gobierno regional, en caso que algo llegue a sucederle a ella y a su familia.

“Me siento amenazada y me preocupan todas las comunidades que elegimos síndicos, estamos en peligro con este gobierno territorial que no respeta la voluntad de los comunitarios”, lamentó la también promotora del Cenidh.

“Si me van a matar que lo hagan, pero no voy a dejar de defender a mi comunidad, con la justicia y no con la violencia”, advirtió Foster.

Otros de los comunitarios de Kamla que resultaron agredidos, el pasado 26 de junio, fueron Juan Castellón, Rodrigo Hernández y Harry Simons.