• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Web

La familia del líder universitario y miembro del Movimiento 19 de Abril de León, quien permaneció más 10 meses encarcelado por haber participado en las protestas, Nahiroby Olivas, confirmó a El Nuevo Diario que su familia tuvo que abandonar su vivienda debido a que motorizados intentaron ingresar por la fuerza la noche de ayer.

“Llegaron a eso de las once de la noche, pasaron por más de 20 minutos golpeando el portón, incluso chocaban las motos contra los portones como si quisieran entrar”, detalló Nahiroby Olivas a El Nuevo Diario.Daños en casa de Byron Estrada / Cortesía

Según el universitario, en la vivienda solo se encontraba su mamá y su hermanita de doce años, quienes por temor a que intenten volver a ingresar y atenten contra su seguridad abandonaron el lugar.

“Les cuento que a esta hora me ha llamado mi mamá y hermana para contarme de que motorizados llegaron a patear los portones con amenazas de muerte. Nosotros no tenemos armas, mi hermana de 12 años no es una amenaza, mi madre no es una amenaza. ¡Ya dejen en paz a mi familia!”, escribió Nahiroby Olivas la noche de ayer en sus redes sociales.

Otro de los líderes de las protestas de León que recibió este mismo tipo de asedio es Byron Corea Estrada, quien denunció en sus redes sociales que los matizados destruyeron parte de la entrada de su vivienda.

En un video publicado por el universitario, se puede apreciar las piedras y barras de hierro que usaron para destruir el portó de la casa, además se logra ver los daños causados.

A Byron Corea Estrada y Nahiroby Olivas los detuvieron en agosto del año pasado junto a otros universitarios y fueron acusados por la Fiscalía por terrorismo, secuestro, incendio, homicidio y daños a los servicios públicos por haber participado en las protestas antigubernamentales que estallaron en abril del año pasado.

Los jóvenes salieron en libertad el pasado 11 de junio bajo la Ley de Amnistía, sin embargo desde el mismo día de su liberación han recibido asedio por parte de la Policía y simpatizantes del Gobierno.