• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Web

El sacerdote Edwin Román, quien dirige la parroquia San Miguel Arcángel, de Masaya, denunció que este miércoles fue amenazado de muerte por agentes de la Policía Nacional de esta ciudad.

"Tres policías; dos de tránsito que se encontraban en la entrada al basurero municipal, me gritaron obscenidades que no las voy a repetir y me dijeron que me van a dar plomo", denunció Román.

El párroco de Masaya refirió que la amenaza en su contra se efectuó mientras se dirigía hacia Niquinohomo.

Agregó que el actuar de la Policía es parte del asedio que hay en contra de la población de Masaya y de su persona.

"Aquí en Masaya no hay libertad de culto, todos somos asediados, incluyendo la feligresía de San Miguel Arcángel. Esto (las amenazas) no me da temor, ya estoy acostumbrado y el poder de Dios es más fuerte que las obras del demonio", aseguró Román.

"Aquí en Masaya no hay libertad de culto, todos somos asediados, incluyendo la feligresía de San Miguel Arcángel.

El sacerdote fue beneficiado con medidas cautelares, otorgadas por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), el 7 de junio del año pasado.

Para el padre Román, el Gobierno de Nicaragua "no ha cumplido con las medidas cautelares que están obligados a cumplir por los acuerdos internacionales que ha firmado. Aquí no se respeta a nadie".

Afirma que seguirá con el pueblo

El sacerdote señaló además, que pese al asedio y amenazas, seguirá del "lado del pueblo de Nicaragua, el pueblo sufrido y vapuleado, el pueblo al que se le siguen violentando sus derechos".

El sacerdote fue beneficiado con medidas cautelares, otorgadas por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), el 7 de junio del año pasado. Archivo/END

El padre Román ha sufrido asedio y amenazas en varias ocasiones por parte de la Policía de Masaya, incluso le han montado campañas de difamación a través de las redes sociales.

Arzobispo pide volver al diálogo con sinceridad

El sacerdote se destacó durante las protestas que iniciaron en abril de 2018, ayudando a evitar los ataques contra jóvenes protestantes y a mediar para que liberaran a manifestantes detenidos.