• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Impresa

La Unidad Nacional Azul y Blanco y Acción Penal coinciden en que la Comisión de la Verdad ya no tiene sentido si la Ley de Amnistía beneficia a los involucrados en los crímenes para que no sean investigado.

La Comisión de la Verdad, Justicia y Paz fue creada en mayo 2018 a raíz de las protestas antigubernamentales.

Adolfo Jarquín, miembro de esta organización creada por la Asamblea Nacional, afirmó que su objetivo es investigar los hechos para crear una memoria histórica de lo que ocurrió en el país.

Una representante de la organización Acción Penal, conformada por abogados independientes, aseguró que el artículo 1 de la Ley 996 o Ley de Amnistía, está dirigido a personas simpatizantes del gobierno que participaron en los crímenes ocurridos a partir de 18 abril, en el que prácticamente se les otorga el beneficio de no ser investigados.

La fuente afirmó que aunque están en desacuerdo con la aplicación de la Ley de Amnistía, la misma ley “le resta funciones a la Comisión de la Verdad que ellos mismo (Gobierno) crearon al determinar que ya no se va a investigar a nadie y no tiene ningún sentido que siga existiendo”.

La representante de Acción Penal indicó que la comisión es creada con el objetivo de tener documentación de todas las violaciones de derechos humanos que ocurrieron.

“Es una comisión que tuviera función integral dirigida a atender a todas las víctimas de los hechos ocurridos a partir de abril de 2018”, explicó.

Jarquín aseguró que con la investigación que ellos realizan no pretenden acusar a nadie y que ese trabajo solo lo hace el Ministerio Público.

Justificó que la comisión siga existiendo con que “continúan investigando los hechos para tener una memoria histórica de lo que pasó”.

“Tienen que haber una memoria histórica porque no se puede dejar en el olvido, porque no queremos que vuelva a ocurrir”, declaró.

Jarquín sostuvo que siguen completando averiguaciones sobre los acontecimientos iniciados en abril 2018 y han visitado a los familiares de las víctimas que murieron en contexto de las protestas en general, sin distinguir.

Indicó que han intentado acercarse a organizaciones, como la Asociación de Madres de Abril (AMA), pero no han llegado a sus invitaciones.

Jarquín reveló que posiblemente el mandato de la comisión, que terminará en agosto, se pueda extender, en dependencia si la situación del país mejora.

Afirmó que este mes pretenden publicar un cuarto informe que se refiere al esclarecimiento de “los casos de fallecidos, heridos y detenidos durante las protesta que iniciaron en abril de 2018”.

UNAB rechaza memoria

Ivania Álvarez, del Comité Político de la Unidad Nacional Azul y Blanco (UNAB), consideró que el primer artículo de la Ley de Amnistía impide poder denunciar a alguien por tortura, violación y asesinato. “Quiere decir que los que cometieron todos los crímenes no van a ser investigados”.

Álvarez afirmó que la amnistía viene a borrar el propio trabajo que la comisión han hecho.

“Esta comisión llegó a la conclusión que hubo 198 muertos y varios de ellos fueron en los tranques. No tiene sentido que exista la comisión, ya que con la Ley de Amnistía, todo lo investigado no posee validez”.

La representante de la UNAB afirmó que aunque la comisión aseguré que está creando una memoria histórica, está carece de respaldo y veracidad, porque no tiene testimonio de la mayoría de los familiares de las víctimas.

“Es perjudicial para las víctimas que quien cuente la historia de sus familiares sea el mismo que los mató.

“No tienen razón de ser y es momento de pedir una verdadera Comisión de la Verdad, que investigue los casos. Van a contar la historia a su manera y eso lesiona, atenta contra uno de los principios de la justicia transicional, así no puede haber resarcimiento de daños”.