• Rivas, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Web

Pasar un día sin recibir una llamada solicitando la presencia de cuerpos de socorro para brindar primeros auxilios a motociclista es inusual tanto para la Cruz Roja como para el cuerpo de Bomberos del departamento de Rivas.

“Las llamadas que tienen que ver con servicios de emergencia a motociclistas que sufren heridas o fracturas en accidentes, es todos los días y si un día no llaman es un milagro”, aseguró el jefe del Cuerpo de Bomberos de Rivas, Eddy Silva.

Sin embargo, lo más preocupante para los motociclistas y sus acompañantes es que en las carreteras, ellos se han consolidado en los últimos tres años como las principales víctimas mortales de los accidentes viales.

De acuerdo con las estadísticas oficiales de la Policía Nacional, desde el 2017 hasta junio de 2019, 7 de cada 10 personas que mueren por tragedias viales en las carreteras de Rivas son conductores de motos o sus acompañantes.

Siete de cada diez muertes en las vías de Rivas está relacionada con los motociclistas. Lésber Quintero/END

Las estadísticas señalan que se registran 108 defunciones por accidentes de tránsito a partir de 2017 y que el 68.5% de las victimas corresponde a los motociclistas y sus pasajeros, con 74 en total.

El 2018 fue el más letal para los motociclistas, ya que de 44 fallecidos que se registraron al concluir el año, 32 eran conductores de moto y 4 pasajeros.

En el 2017, de los 47 fallecidos, 23 eran motociclistas y dos eran pasajeros, y en lo que va del presente año, de 17 defunciones 12 son conductores de moto y uno era acompañante.

TRAMOS MÁS PELIGROSOS

Según las estadísticas de la policía rivense, los tramos en los se registra la mayor incidencia de accidentes se localizan entre el kilómetro 90 y el 103 de la carretera Panamericana Sur y la vía que une la ciudad de Rivas con el municipio de Tola.

Las principales causas de accidentes son el estado de ebriedad, la el invasión de carril y salirse de la vía.

Una de las principales causas de accidentes es conducir bajo los efectos del alcohol. Lésber Quintero/END

El médico forense de Rivas, Luis Ocampo Jara, confirmó que desde la perspectiva forense, la principal causa de muertes en este departamento la encabezan los accidentes de tránsito, y precisó que los líderes de este registro son los motociclistas.

Aseguró que este problema está llevando luto y desintegración familiar, tiene que ver mucho con el consumo de licor y otras sustancias, que hacen creer al conductor que es el dueño del mundo y pueden dominarlo.

“Pierden el irrespeto a todo, incluyendo a la vida, y a la ley, vehículos y señales de tránsito”, puntualizó.

El forense recalcó que las tragedias viales no se deben meramente al exceso de velocidad, a falta de chequeos mecánicos y mala maniobra de los conductores, porque considera que es algo que se puede mejorar con educación, y que el verdadero detonante de todo esto es el consumo de licor y la irresponsabilidad del conductor.

“Las escenas de los accidentes son tristes, porque la pérdida de un familiar es irreparable y es muy emotivo y por lo general la víctima es la cabeza da familia, y además quedan secuelas, económicas, de salud y daños materiales”, comentó.

El comisionado en retiro, Fredy Salvatierra, que estuvo a cargo del área de tránsito de la Policía de Rivas, entre el 2004 y 2006, asegura que a la alta incidencia de muertes en accidentes no se le ha brindado la seriedad y atención que se merece.

“En Rivas los accidentes en motos están dejando más jóvenes fallecidos, en comparación con las victimas que cumplían con el Servicio Militar Patriótico (SMP) de los años 80 y están dejando familias destrozadas, y sin el principal sostén del hogar”, detalló.

Además de la ingesta de licor, los accidentes se originan por la inexperiencia de los jóvenes, el crecimiento e introducción de motos de alto cilindraje que no corresponden a las capacidades del conductor y al irrespeto a la señales de tránsito.

A juicio del comisionado en retiro, las medidas coercitivas no abonan a reducir los accidentes de tránsito, porque los jóvenes se tornan más rebeldes.

“Considero, más bien, que lo adecuado sería ejercer labores educativas en las que se involucren instituciones públicas, colegios e iglesias y se muestre a los jóvenes que son los mayores usuarios de motos, sobre las secuelas y las principales causas de accidentes”, concluyó.