• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Web

Una pareja denunció en la Comisión Permanente de Derechos Humanos (CPDH) haber sido secuestrada en una zona de la capital por civiles armados que se movilizaban en una camioneta.

De acuerdo con el relato, la pareja supuestamente sufrió torturas físicas y psicológicas.

El hecho, según explicó una de las víctimas, quien pidió ser identificado con las iniciales L.C.E.G., ocurrió entre la tarde del domingo, 30 de junio, y la madrugada del pasado primero de julio.

La joven afectada, de iniciales  F.L.H.G. presenta, de acuerdo con las imágenes, contusiones en la espalda y sus piernas. Cortesía/End

“Estábamos en la casa de mi prima y llegó una camioneta y se detuvo frente a la casa, uno entró con una pistola y pasamontaña puesto y nos obligó a subir. No sé dónde me llevaron, pero en el camino nos pusieron pasamontañas y nos pegaron”, detalló el denunciante.

Además de golpearlos, los civiles armados preguntaron a la pareja quién o quiénes los financiaban, según la denuncia.

El lugar donde los interrogaron no lo tiene claro L.C.E.G., pero dijo que después de unas horas, lo separaron de la joven que le acompañaba al momento de su secuestro.

“Antes que nos agarraran, anduve en catedral y allí noté que unos civiles tomaron fotografías, horas después llegaron a buscarme, en la camioneta me pegaban golpes y amenazaron con matarme si andaba de golpista. Hasta me preguntaron qué hice la camioneta en la que movilizaba a golpistas”, manifestó el afectado.

Evidencias

El Nuevo Diario obtuvo de L.C.E.G. varias fotografías en las que pueden apreciar las lesiones que según él le provocaron los civiles armados en su espalda, pierna y brazos.

Mostró también imágenes de la joven raptada junto a él, quien también sufrió maltrato en diferentes partes del cuerpo.

Uno de los denunciantes anteriormente había recurrido a la CPDH porque estaba siendo asediado por simpatizantes del gobierno. Cortesía/END

La afectada, de iniciales F.L.H.G. presenta, de acuerdo con las imágenes, contusiones en la espalda y sus piernas.

Por temor, la joven optó por no brindar entrevistas, pero acudió con el denunciante al organismo de derechos humanos.

En su relato presentado ante la CPDH, la joven manifestó que la golpearon en una casa de la cual desconoce su ubicación y la liberaron el mismo domingo, 30 de junio, horas después de haber sido secuestrada.

Según L.C.E.G., los desconocidos lo liberaron el lunes, por la madrugada, en una zona del municipio de Tipitapa.

Allí buscó ayuda y se comunicó con familiares. Actualmente permanece en una casa de seguridad.

Los afectados acudieron a una delegación policial para denunciar el caso, pero no los atendieron, según dijeron.

En la CPDH recibieron atención de una psicóloga y de asesores legales.

Anteriormente, L.C.E.G. había acudido a este organismo por ser víctima de persecución. Su caso quedó registrado con el número de denuncia MNG-2019-06-112.

El organismo, tras atenderlo en esas ocasiones, resolvió que “ha sido víctima de violación a sus derechos humanos por haberse dado, en su caso, una vulneración a los derechos humanos”.