•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El cardenal Leopoldo Brenes, presidente de la Conferencia Episcopal de Nicaragua (CEN), sugirió este domingo a los nicaragüenses orar por “una paz que una e integre” y “no que divida ni confronte”.

Brenes, quien ofició la misa en honor a la consagrada imagen de la Sangre de Cristo en la Catedral Metropolitana de Managua, recalcó la necesidad de “pedir al Señor por la paz, una paz que une y que integra, no divide, no confronta, ni deja odio, ni dolor”.

Al opinar sobre los llamados para defender y luchar por la paz, que hizo el presidente Daniel Ortega el sábado, Brenes comentó que “cada uno tiene conceptos muy distintos” de la paz.

“Tendremos que descubrir cuál es la paz que el Señor nos propone, una paz que lleva a la concordia, que rompe enemistades, una paz que lleva a la verdad. Todos hablan de paz, pero hay que conseguirla”, comentó el cardenal católico e insistió en que se necesita un país “sin confrontaciones” y donde no haya “extremismo, sino, unidad, como se ha soñado”, ya que “por tanto años de lucha se ha derramado sangre”.

Misión de la OEA

Brenes reiteró su deseo de que la misión de alto nivel que conformará la Organización de Estados Americanos (OEA) para Nicaragua, se reúna con todos los sectores de la población para valorar el tema de la conveniencia del adelanto de las elecciones en el país.

“Mi solicitud a la OEA, si viene su misión, es que platique con todos y de manera especial con aquellos que siempre nos quedamos aquí (en Nicaragua), hay que escuchar a la gente que está ahí, abajo”, expresó Brenes.

La Iglesia celebró este domingo 381 años de tener la imagen de la Sangre de Cristo en Managua. Oscar Sánchez/END

Sobre la propuesta del adelanto de las elecciones en Nicaragua, el cardenal expresó que en ese aspecto “la OEA tiene un papel importante”.

“Ojalá que en estos 75 días (establecidos para la misión de la OEA), se tome ese tema”, indicó el religioso.

“Ojalá que las personas que serán enviadas por la OEA, no solamente puedan dialogar con los grandes líderes, sino que bajen a las bases, a los barrios, para saber cuál es el sentimiento de la gente de a pie, como decimos”, agregó.

Luego enfatizó en que, así como el Gobierno hace sus marchas, también pueda haber de nuevo manifestaciones de otros grupos.

“Lo que siento, y la Iglesia mantiene, es que las manifestaciones sean pacíficas y cívicas, es importante que podamos manifestarnos cívicamente sin violencia, sin ataques a las otras personas, ojalá que esto sea una realidad”, afirmó.

El líder de la Iglesia católica en Nicaragua también dijo que se debe seguir insistiendo en la restauración del diálogo entre el Gobierno y la Alianza Cívica.

La Iglesia celebró este domingo 381 años de tener la Sangre de Cristo en Managua. La imagen recorrió las calles de la capital, sin ninguna alteración al orden, pese a que se esperaba que hubiera más de alguna protesta antigubernamental.

La procesión partió de la catedral aproximadamente a las 10:00 a.m. y su recorrido se extendió por el barrio Largaespada, el sector del Gancho de Caminos, en el mercado Oriental y finalizó en el colegio Cristo Rey, ubicado en el barrio Jorge Dimitrov, al este de la capital.

A lo largo del recorrido, hubo presencia de efectivos de la brigada de tránsito de la Policía Nacional, a cargo del comisionado Juan Valle, jefe de patrullaje de Managua.

La imagen de la Sangre de Cristo será puesta de nuevo en su cúpula el próximo martes en la Catedral Metropolitana.