• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Impresa

La aprobación de la “Resolución de urgencia sobre Nicaragua”, de la Internacional Liberal, compromete a los representantes de los diferentes partidos miembros a hacer presión para que los gobiernos en los que participan emitan sanciones bilaterales a Nicaragua, afirmó el secretario nacional del partido Ciudadanos por la Libertad (CXL), Rodolfo Quintana.

La resolución sobre Nicaragua fue aprobada este domingo por unanimidad por el Comité Ejecutivo de la Internacional Liberal, durante su reunión en Londres, Inglaterra. En esta resolución también se instó a la presidencia de Daniel Ortega a “reanudar el diálogo nacional”, que está suspendido desde el pasado 20 de mayo, siempre con la participación la delegación gubernamental y los miembros de la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia.

También demanda del Gobierno nicaragüense que “cese todas las formas de represión” impuestas en el país desde que empezaron las protestas sociales antigubernamentales de abril de 2018.

Quintana explicó que todos los partidos que integran la Internacional Liberal, “en diferentes proporciones, participan de las políticas de sus países, entonces ayudan a presionar para que dentro de su país, en el ámbito bilateral, haya sanciones, además, contribuye en lo multilateral para visibilizar la crisis de Nicaragua y buscar posiciones más firmes de sus respectivos gobiernos”.

Quintana refirió que CxL, como miembro pleno de Internacional Liberal, introdujo ese proyecto de resolución cuando el Gobierno de Nicaragua incumplió con el plazo de liberación de todos los manifestantes encarcelados, el pasado 18 de junio.

Los partidos liberales aglutinados en Internacional Liberal también respaldaron un eventual “adelanto de elecciones”, para alcanzar los caminos de la democracia en Nicaragua, expresa la resolución, colgada en el sitio web de la Internacional Liberal.

Es por ello que instaron al Gobierno de Nicaragua, a través de la resolución, a “iniciar todas las reformas electorales para tener elecciones libres, transparentes y anticipadas, que es la única opción viable para la democracia”.

Crisis sociopolítica

En la propuesta de resolución, presentada por CxL, se expone la crisis que enfrenta Nicaragua desde abril de 2018.

El partido Ciudadanos por la Libertad expuso recientemente ante la federación mundial de partidos liberales que en Nicaragua el “régimen de Daniel Ortega continúa evitando la ruta cívica necesaria para superar la crisis nacional, causada por la represión gubernamental y las violaciones masivas de los derechos humanos”.

CxL resaltó ante la Internacional Liberal que la crisis sociopolítica ha dejado en Nicaragua la muerte de más de 300 personas y más de 800 personas que fueron encarceladas en el contexto de la crisis. Actualmente, según los opositores todavía permanecen encerrados un poco más de 100 manifestantes y el resto fueron excarcelado o liberados bajo una polémica Ley de Amnistía.

Además, refirió que más de 60,000 nicaragüenses han tenido que exiliarse, tras haber protestado contra el Gobierno o por haberse quedado sin empleo.

En la misma resolución, aprobada por Internacional Liberal se expone que hasta la fecha en Nicaragua continúan las capturas ilegales, la intimidación y las agresiones contra los líderes opositores.

A su vez, denuncia que en el país siguen prohibidas las manifestaciones sociales y el Gobierno de Nicaragua continúa sin permitir el retorno de organizaciones internacionales de derechos humanos.

La Internacional Liberal está conformada, actualmente, por 83 partidos políticos de centro de pensamiento liberal de todo el mundo. 70 miembros son plenos y 13 solo son observadores. La presidenta nacional de CXL, Kitty Monterrey, es parte de los 6 vicepresidentes de la Internacional Liberal.

Imagen de archivo de los enfrentamientos durante los momentos más críticos de la crisis en Nicaragua. Archivo/END

Esta federación de partidos liberales del mundo, el año pasado, durante su reunión en de Comité Ejecutivo en Dakar, capital de Senegal, expresó su “firme condena al régimen de Daniel Ortega por la continua violación de los derechos humanos”.

En esa ocasión, en diciembre del año pasado, también exigieron al Gobierno de Nicaragua el cumplimiento de los compromisos internacionales que tiene en materia de derechos humanos y llamaron a la conformación de un diálogo “inclusivo y de buena fe”.