•  |
  •  |
  • END

En Nicaragua se contabilizaban hasta ayer 28 casos confirmados con el virus H1N1 o gripe A, es decir, dos casos más respecto de un día atrás. Pero a pesar de eso, el país sigue siendo en Centroamérica el que menos afectados tiene por la enfermedad.

El titular de Salud, Guillermo González, confirmó lo anterior, tras referir que los nuevos casos corresponden a menores en edad escolar y son originarios de Managua. El Distrito Dos es el más afectado, aunque ya se le sumó el distrito tres.

De acuerdo con González, de cada tres casos confirmados con la gripe, dos están por debajo de los 15 años, es decir, que son menores, y están relacionados con personas que viajaron a países donde está el virus, “que a su vez se ha diseminado a nivel local en las escuelas (de Managua)”, afirmó.

Aumentan enfermedades respiratorias

Entre tanto, en las unidades de salud “Sócrates Flores” y Policlínico Morazán, los dos centros asistenciales que reportan más casos sospechosos con el virus, los trabajadores de la salud están topados con las atenciones de infecciones respiratorias.

La directora del Centro de Salud “Sócrates Flores”, Guillermina Cuan, precisó que atienden a diario entre 100 y 200 personas, lo que indica entre un 20 y 30 por ciento de incremento en las consultas, con respecto a semanas atrás.

El director del Policlínico Morazán, Harvin Esquivel, especificó que las atenciones de enfermedades respiratorias han aumentando hasta más del 50 por ciento.

“La gente está agitada, preocupada. Es lógico, porque en nuestra zona (Distrito Dos) se encontró el primer caso y la mayoría de casos confirmados. Recuerde que del ‘Sócrates’ (Flores) salió la niña (primera persona infectada), y al Policlínico le toca ver la escuelita de la niña y su vecindario”, argumentó.

En ese contexto, comentó que los compañeritos de la menor siguen en vigilancia y con tratamiento. “Ninguno muestra síntomas de gripe… pero en general seguimos tras los casos sospechosos en toda la zona dos”, aseguró.

Amplían coordinación

González emitió la mañana de ayer el decreto ministerial número 164, en el cual obliga la notificación de casos sospechosos a los proveedores de servicios de salud, tanto públicos como privados. Aunque no incluyó al sector empresarial, pese a que días atrás había informado que sí lo haría.

Por otro lado, mantienen el llamado a los padres de familia y a los maestros, a que estén atentos a los síntomas que muestren sus hijos. “En los colegios cerrados insistimos en que respeten el distanciamiento social para cortar el contagio, porque ese es el objetivo de suspender las clases”, subrayó.

El Ministerio de Salud ha visitado, a la fecha, más de 34 mil viviendas en el sector occidental de Managua con apoyo de más de 1,800 personas.

10% requiere hospitalización

“Queremos que la población tome conciencia de la epidemia. Si bien es cierto los casos confirmados son moderados, no debemos bajar la guardia. El sábado pasado, por ejemplo, se ingresó con el virus a dos menores que estaban aislados en sus casas, y se les tuvo que dar atención asistida. Ellos están ya sin fiebre y estables, pero debemos mantener la vigilancia”, insistió el ministro.

El especialista en enfermedades respiratorias, doctor Pablo Amaya, apuntó que se ha estimado que alrededor del 10 por ciento de los pacientes con el virus ameritan hospitalización.

“Las personas con H1N1 pueden recuperarse con medidas sencillas como hidratación, a veces, incluso, sin necesidad de ningún tipo de tratamiento farmacológico. Esto mismo ha sido señalado por la misma Organización Mundial de la Salud… inclusive se sabe que es importante seleccionar a qué tipo de pacientes debe establecérsele el tratamiento con Oseltamivir (el antiviral para tratar el virus H1N1), y usualmente es preferible para pacientes que se consideran de riesgo (como niños, y personas de la tercera edad y con enfermedades crónicas)”, planteó.

De momento se conocen 50 casos confirmados con el virus en Guatemala, 67 en Honduras, 69 en El Salvador, 93 en Costa Rica, y 179 en Panamá. La OMS mantiene, en tanto, la fase de alerta cinco.

Mascarilla de uso limitado

La directora del Centro de Salud “Sócrates Flores”, Guillermina Cuan, advirtió que la mascarilla tiene un uso limitado.

“El uso es de un día, pero si tose mucho y anda con secreciones nasales, el uso es de ocho horas, después debe cambiarla”, recordó.

Sin embargo, subrayó que lo mejor es utilizar pañuelos o toallas para protegerse de la gripe y del virus H1N1. “Es barato, en las condiciones económicas actuales es mejor usar pañuelo o toalla. Con éstos se protegen bien”, recalcó.

No hay medicinas, según pacientes

Los pacientes con enfermedades que no están vinculadas a la gripe, coincidieron en que no les están proporcionando medicamentos parar curar sus males.

Claudia Sánchez, habitante del barrio Batahola Sur, dijo a EL NUEVO DIARIO que su hijo de 14 años pasó consulta en el Policlínico Morazán por unas ronchas en la piel, pero no le dieron ni cremas para evitar la picazón.

“Venimos a perder la mañana, ahora me toca comprar una crema humectante y Cetinzina de 10 miligramos”, precisó.

Al respecto, el director del Policlínico, Harvin Esquivel, dijo que las afecciones en la piel las remiten a Centro Dermatológico, por eso no se les garantiza medicinas.

Sin embargo, Sánchez refirió que a ella no le indicaron el traslado. En el Centro de Salud “Sócrates Flores” también hay quejas.

Un anciano que pidió el anonimato, por miedo a maltrato, mencionó que sólo le dieron la mitad de las medicinas para tratar su diabetes.

“Me dijeron que el resto de medicinas las tenía que comprar, y así he observado que le ha pasado al resto de pacientes que vienen por presión arterial, con diarreas y con otros males”, detalló.

La directora del “Sócrates Flores”, Guillermina Cuan, desestimó la queja. “A los pacientes con enfermedades crónicas los citamos cada mes o cada dos meses, según el caso, y les damos todo. La insulina nunca les falta”, refirió.

En otros centros de salud y hospitales de referencia nacional hay problemas similares, al punto que, según los consultados, ni Amoxicilina e Ibuprofeno --con los que se tratan infecciones e inflamaciones-- les están garantizando.

En Carazo también hay inconformidad. Lilliam Ramos, originaria de la comunidad de Buenavista, denunció que “desde temprano venimos (al hospital) porque a mi madre le tocaba realizarse una operación en la vesícula, y ya son la dos de la tarde y todavía no atienden, porque el portero nos explicó que había un niño infectado con el virus H1N1 (que luego resultó negativo)”, comentó la mujer.

No obstante, las autoridades de Salud de Carazo explicaron que este sitio es vulnerable al virus, entre otras cosas, por las 10 mil personas que viajan a la capital, entre éstos, estudiantes. De ahí que prioricen a los afectados por la gripe y movilicen a más de 7 mil brigadistas en búsqueda de casos sospechosos.


Con la colaboración de Tania Goussen