•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

 El sector pesquero de Nicaragua proyecta un decrecimiento de 2.3% en el volumen de las exportaciones al cierre del año 2019, lo que podría significar una merma de unos US$7 millones en ingresos para el país, respecto al 2018. 

Armando Segura, director ejecutivo de la Cámara de la Pesca de Nicaragua (Capenic), afirmó que las exportaciones del sector al cierre de este año podrían generar US$300 millones en ingresos. 

El año pasado, según el representante del sector pesquero, Nicaragua obtuvo divisas por el orden de los US$307 millones por las ventas al exterior de los diferentes productos. 

El camarón de cultivo, uno de los principales productos pesqueros que Nicaragua exporta, hasta junio de este año sufrió una contracción en términos de valor de 15.3%.

Según datos oficiales del Centro de Trámites de las Exportaciones (Cetrex), entre enero y junio se había exportado 5.9 millones de kilogramos de este producto, es decir, 283,014 kilogramos menos con respecto al mismo periodo de 2018.

Lo anterior generó apenas US$30.2 millones en divisas al país, es decir, US$5.4 millones menos que lo generado en el mismo lapso de tiempo del año pasado (US$35.9 millones), según datos del Cetrex.

Otros productos del mar registrados por el Cetrex también reportaron hasta junio una baja de 3.9% en términos de valor. Archivo/END

Por otro lado, las exportaciones de camarón marino también tuvieron una baja de 70.2% en términos de valor hasta junio de este año, debido a menores ventas en este periodo, cuando apenas se logró vender 224,212.6 kilogramos, señala el Cetrex.

La caída en las exportaciones de productos pesqueros se debe, en gran parte, al comportamiento de los precios en el mercado internacional, afirmó el representante de Capenic.

“El sector pesca, que es eminentemente exportador, no tiene el recurso de modificar los precios, porque no ponemos precio a los productos, sino que tomamos precios que el mercado internacional nos brinda”, señaló Segura. 

Veda de langosta 

Un rubro muy importante del sector pesca que en términos de valor ha tenido un buen comportamiento en este periodo es la langosta. 

La caída en las exportaciones de productos pesqueros se debe, en gran parte, al comportamiento de los precios en el mercado internacional. Archivo/END

Las estadísticas oficiales revelan que en los primeros seis meses del año las ganancias de este producto tuvieron un incremento de 6.9%, al generar US$19.9 millones en divisas, es decir, US$1.2 millones más con respecto a la cifra de 2018 (US$18.7 millones). 

El director ejecutivo de Capenic aseguró que las ventas de este producto pueden inclusive mejorar en el transcurso de este año, debido a que desde el pasado 1 de julio comenzaron nuevamente a faenar en la pesca de langosta. 

“Estamos esperanzados que esta temporada va a recuperar la pesquería de langosta que tuvo una disminución a principios del año”, dijo Segura.

Para esta faena se disponen de unos 70 barcos industriales y unas 500 lanchas artesanales. 

 Nicaragua obtuvo divisas por el orden de los US$307 millones por las ventas al exterior de los diferentes productos.   Archivo/END

La veda de langosta que inicia cada 1 de marzo se extiende hasta el 30 de junio de cada año. 

El representante del sector señaló que este producto, que es la principal actividad económica en todo el litoral del Caribe nicaragüense, anualmente genera ganancias al país de entre US$65 y US$70 millones. 

Estados Unidos, la Unión Europea, Taiwán y Centroamérica constituyen los principales mercados de destino de este producto. 

Otros productos del mar registrados por el Cetrex también reportaron hasta junio una baja de 3.9% en términos de valor. 

El camarón hasta junio de este año sufrió una contracción en términos de valor de 15.3%. Archivo/END

Lo anterior significa que estos productos generaron ingresos por US$21.1 millones que equivale a US$3.2 millones menos que el año pasado (US$24.3 millones), según el reporte del Cetrex. 

Finalmente, Segura destacó que la reforma tributaria ha tenido efectos negativos en el sector desde el pasado 28 de febrero, cuando entró en vigencia esta normativa del Gobierno. 

“Ha habido una alza en los costos de producción de avituallamiento de las embarcaciones, del combustible, en el precio, todo eso tiene un impacto directo”, señaló Segura.