•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La Comisión Permanente de Derechos Humanos (CPDH)  denunció este miércoles el supuesto homicidio frustrado perpetrado por agentes de policía contra un menor de edad.

De acuerdo con el organismo, el hecho que casi termina en tragedia, se registró frente al antiguo Cine Blanco, en un barrio de Managua.

La víctima de  iniciales M.A.O.F. narró  en la conferencia de prensa que organizó la CPDH, que se dirigía a efectuar unas diligencias a bordo de una bicicleta y en el trayecto una patrulla le salió al paso. Como ha participado activamente en protestas antigubernamentales, el jovencito pedaleó con rapidez y los oficiales le dieron persecución.

"Ellos me echaron la patrulla y me caí, de no ser por la bicicleta, me hubieran pasado encima y me hubieran matado", manifestó el menor.

Parte de las lesiones del adolescente. Juan Tijerino/END

Mostrando sus manos y brazos con escoriaciones producto de la caída, M.A.O.F aseguró que atentaron contra su vida porque es un abierto opositor.

"Me caí y me levanté, después  salí corriendo y una señora me abrió la puerta de su casa para esconderme", explicó el adolescente, quien asegura que trabaja junto a su padre en el mercado y que no posee antecedentes penales.

Hace algunos días, M.A.O.F regresó a la capital tras permanecer en Siuna. Su viaje a esa zona del país fue para escapar de las autoridades, porque según él, lo buscaban por protestar.

CPDH: Es un delito

El activista en derechos humanos, Pablo Cuevas, explicó que el "atentado" contra el adolescente es un delito y es penado por las leyes.

Aseguró que se trata de un grave delito porque violenta el Código de la Niñez y la Adolescencia y la Constitución Política.

"Estamos ante un caso grave y nosotros estaremos haciendo las diligencias necesarias para presentar una acción ante Asuntos Internos de la Policía Nacional. Estamos claros que ahí eso no está funcionando como debería, pero haremos las gestiones, eso fue un claro delito de homicidio frustrado", indicó el funcionario de la CPDH.

En la conferencia de prensa, la víctima aseguró que en la patrulla viajaban tres oficiales de policía, no obstante, solo a uno de ellos podría reconocerlo.

A raíz de este incidente, del cual las autoridades no se han pronunciado oficialmente, A.O.B, padre del menor, dio a conocer que ha presentado afectaciones en su salud, sobre todo en el ritmo cardíaco por la situación de su hijo.

"Él estaba en Siuna y solo vino para esto, para que esos policías trataran de matarlo", manifestó el señor de 56 años, quien dio fe de que su vástago participaba en las manifestaciones.

"Sabía que andaba en eso (las protesta), pero  no podía prohibirle que  asistiera. Cómo iba a decirle que no, si toda la gente andaba en las calles. Esto es una situación muy difícil y  me afecta a mí y a toda la familia", apuntó el  padre del joven.