•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Kate Gilmore, Alta Comisionada Adjunta de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, leyó este miércoles un informe sobre la crisis sociopolítica de Nicaragua, señalando las graves violaciones a los derechos humanos en este país y la preocupación del organismo por “la suspensión de las negociaciones entre el Gobierno y la Alianza Cívica”, cuya última sesión fue el 16 de mayo. 

La ONU también solicita al Gobierno de Nicaragua que se respeten los acuerdos firmados en la mesa del diálogo, permitiendo el ejercicio de libertades de reunión, expresión y asociación pacífica, prevenir, denunciar y sancionar cualquier ataque contra defensores de derechos humanos, líderes comunitarios, opositores políticos y periodistas y que se garantice el regreso de sus propiedades.

Sobre la falta de implementación de los dos acuerdos alcanzados en marzo, el organismo señala en particular el fortalecimiento de los derechos y salvaguardias de los ciudadanos.

“Si bien este último acuerdo garantiza el restablecimiento de la libertad de reunión pacífica, la Policía Nacional ha continuado impidiendo las manifestaciones, negando sistemáticamente la autorización para reunirse y arrestando arbitrariamente a las personas que intentan manifestarse, en ocasiones utilizando fuerza excesiva”, menciona el informe.

Como ejemplo señala que durante las protestas que tuvieron lugar entre el 16 de marzo y 30 de junio de este año, la Oacnudh recibió informes de al menos 21 personas heridas, incluidas tres por arma de fuego. 

Kate Gilmore, Alta Comisionada Adjunta de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, leyó este miércoles un informe sobre la crisis sociopolítica de Nicaragua. AFP/END

“Según fuentes no gubernamentales, desde mediados de marzo de 2019, más de 500 personas han sido arrestadas por agentes de la policía cuando intentaban organizar protestas en varias ciudades. La mayoría permanecieron bajo custodia durante unas pocas horas y luego fueron liberadas sin cargos”, reveló.

La delegación de Alemania en el organismo abogó por una solución pronta a la crisis en Nicaragua y afirmó que su país está dispuesto a “ayudar a la OEA para que se realicen las reformas electorales necesarias”.

El representante de Francia se sumó a la solicitud de la Alta Comisionada de la ONU, instando al Gobierno de Nicaragua a que “implemente totalmente los acuerdos” que firmó con la oposición.

La delegación de Croacia instó al Estado de Nicaragua a respetar los derechos humanos de los nicaragüenses y retomar el diálogo en el país, como la única vía para encontrar una solución a la crisis.

Esperan diálogo

El jurista José Pallais, de la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia, dijo que las presiones que ejercen los miembros del Consejo de Derechos Humanos de la ONU para la reanudación de las negociaciones, podría darle un gran impulso a la necesidad de que reinicie el diálogo.

“La Alianza Cívica ya se ha pronunciado que se reanudará el diálogo, una vez que se cumplan los acuerdos y en el marco de la declaración en Medellín, Colombia, en el que se deja claro que el diálogo tiene que ser eficaz, de buena fe y basado en el respeto de los derechos humanos”, expresó Pallais.

Dijo que firmar acuerdos sin que se cumplan es alargar el sufrimiento de los nicaragüenses, por lo cual, se trata de regresar a las negociaciones con el acompañamiento de la comunidad internacional para logar que se cumpla lo acordado.

Carlos Tünnermann, también de la Alianza, comentó que “el representante de Nicaragua dijo que el Gobierno ha instalado comisiones de la verdad alrededor de los 153 municipios, pero todos sabemos que esas comisiones fueron creadas y conformadas por personas del propio Frente Sandinista y no va a conducir de ninguna manera”.

La creación de estas comisiones es uno de los “avances” que el Gobierno de Nicaragua expuso ante el Consejo de Derechos Humanos de la ONU, para supuestamente resolver la crisis sociopolítica.

La delegación de Croacia en la ONU instó al Estado de Nicaragua a respetar los derechos humanos de los nicaragüenses y retomar el diálogo en el país, como única salida para resolver la crisis sociopolítica.