•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Trece días después que la Asamblea General de la Organización de Estados Americanos (OEA) aprobó crear una comisión especial para analizar la crisis en Nicaragua, dirigentes de la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia, el Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep) y la Unidad Nacional Azul y Blanco (UNAB) plantearon este miércoles la urgencia de que esa instancia internacional empiece a funcionar. “La Unidad Nacional envió ayer (martes) una comunicación a la OEA y la Alianza hará lo mismo hoy”, informó Azahalea Solís, de la Alianza Cívica.

El presidente del Cosep, José Adán Aguerri, dijo que para la próxima semana podría conformarse la comisión de la OEA. “Pareciera que hay esfuerzo para que la comisión esté conformada por personas de alto nivel político, creeríamos entonces que eso podría indicar de que se esté considerando la presencia de cancilleres en la comisión, no solo de embajadores de la OEA, quisiéramos en ese sentido entender que por allí puede estar dándose una negociación”, comentó.

Agregó que es “urgente” la conformación de esta comisión, debido a que “cada día que pasa es un día en contra de Nicaragua”.

“Yo creería que una de las acciones que ellos estarían planteándose es que vengan al país, definitivamente, no es a control remoto que vas a tratar de incidir (…). Esta comisión pudiera también tener ese mismo interés de venir al país, inclusive a sentarse con las máximas autoridades de Gobierno y que se pueda, desde ese punto de vista, incidir en esa salida”, dijo Aguerri.

La OEA aprobó el 28 de junio pasado la formación de la comisión especial para Nicaragua, pero aún se desconoce cuáles son los países que la integrarán.

“Entendemos que se trabaja en la conformación de ese equipo de trabajo, pero estamos mandando una comunicación formal para ver cómo va avanzando… Vamos a ver qué nos responden los embajadores”, dijo Juan Sebastián Chamorro, negociador de la Alianza Cívica, quien asistió a la Asamblea General de la OEA en Medellín, Colombia.

“Es normal que se tomen un tiempo de deliberación, nosotros quisiéramos que la comisión ya estuviera conformada, pero al tratarse de una comisión que trabajará al más alto nivel, entonces habrá negociaciones a lo interno de los países que quieran conformarla”, opinó Chamorro.

Agregó que el informe emitido el miércoles por la Oficina de la Alta Comisionada para los Derechos Humanos de Naciones Unidas sobre el caso de Nicaragua será un elemento de consideración para la OEA.

“Era importante esperar el contundente informe de la Oficina del Alta Comisionada para los Derechos Humanos de Naciones Unidas sobre el caso de Nicaragua, para que fuera un elemento de valoración colectiva de parte de los embajadores y el grupo que se vaya conformando (en la OEA)”, dijo Chamorro.

El pasado 28 de junio, la OEA aprobó la resolución “Situación de Nicaragua”, en la cual orienta al Consejo Permanente formar una comisión que realice “gestiones diplomáticas al más alto nivel” para ayudar a superar la crisis en Nicaragua. 

Esa comisión, según lo acordado, tiene 75 días para rendir un informe, con el cual el organismo podría convocar a una sesión extraordinaria por la crisis en Nicaragua, que comenzó en abril de 2018 y deja un saldo de al menos 325 muertos de forma violenta.

Esa comisión, según lo acordado, tiene 75 días para rendir un informe, con el cual el organismo podría convocar a una sesión extraordinaria por la crisis en Nicaragua. AFP/END

Hasta hoy, sin embargo, en Nicaragua los representantes de la Alianza Cívica y la UNAB coincidieron en que no “está claro” en qué momento inicia el plazo de 75 días otorgado por la OEA a la comisión.

“Esperamos que la OEA aclare ese punto en el momento en que se conforme la comisión”, dijo Solís al respecto.