•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

El alcalde del municipio de Mulukukú y excarcelado, Apolonio Fargas Gómez, se convirtió en el gran protagonista de la convención anual del Partido Liberal Constitucionalista (PLC), al decir ante sus correligionarios que es en la galería 300, de la cárcel Modelo, donde hay “verdadera unidad”.

Fargas Gómez, micrófono en mano, habló de los 11 meses que pasó encarcelado por vincularse a las protestas del año pasado y criticó los llamados a la unidad que se hacen desde los partidos políticos.

“Tengo 30 días de haber sido liberado, pero en realidad sigue el sueño de poder volver a respirar con libertad, porque estamos en un momento en que debemos sumar esfuerzos para hacer cambios en Nicaragua”, afirmó.

“Sigo siendo asediado”, continuó Fargas, “la comunidad internacional debe saber de esto, mientras unos queremos dedicarnos a trabajar otros se dedican a amenazarnos”.

A Fargas lo apresaron el 24 de julio del 2018 y lo acusaron de terrorismo, asesinato agravado, uso de armas restringidas y entorpecimiento del servicio público de transporte, entre otras cosas.

El 11 de junio pasado quedó en libertad por la ley de amnistía y, entonces, recuperó su condición de alcalde de Mulukukú en el Caribe Norte y dio su testimonio ante más de mil convencionales del PLC, reunidos en Managua.

Allí, Fargas criticó a las cúpulas de los partidos políticos, incluyendo a la del PLC, porque según dijo se han “arrogado el papel de hablar por el pueblo, pero no han dejado que el pueblo hable”.

Apolonio Fargas (izquierda) cuando lo presentaron en los juzgados. Archivo/END

El político liberal pidió honestidad y buena fe cuando se hable de buscar la unidad entre los sectores que se oponen al gobierno.

En ese momento es que Fargas se refirió a su encierro en las celdas de máxima seguridad del centro penitenciario Jorge Navarro, La Modelo.

“Estuve en la galería 300 de la cárcel, de máxima seguridad. 11 meses conociendo la verdadera unidad, un pedazo de pan lo compartíamos entre todos y allí habíamos PLC, CxL (Ciudadanos por la Libertad), independientes, todos allí compartíamos lo que se pudiera”, expresó.

“Si quieren saber lo que es un momento de unidad, lo que es la unidad, vayan a la 300 (galería en La Modelo)”, sugirió Fargas a los convencionales del PLC, como parte de su discurso.

Comentó que si los dirigentes políticos continúan con actitudes individualistas, anteponiendo sus intereses antes que una “verdadera unidad”, entonces se corre el riesgo de que “todos vayan a para a la 300”, donde “hay verdadera unidad”.

El alcalde de Mulukukú dijo que no es la primera vez que es arrestado, pues estuvo en prisión en 1987, cuando era adolescente, cuando se negó a cumplir el Servicio Militar Obligatorio.

El PLC celebró su convención anual. La imagen es referencial. Archivo/END

“En aquel momento pasé tres años en la cárcel y salí en 1990 por una ley de amnistía, igual que hoy, pero soy inocente, fui un preso político”, sostuvo.

Durante el encuentro, los convencionales del PLC votaron a favor de recortar el periodo en dos años a la actual directiva nacional de ese partido.

Según lo acordado, a partir de marzo del 2020 la Comisión Nacional Electoral del PLC dirigirá el proceso para elegir a un nuevo Comité Ejecutivo y Junta Directiva Nacional, que deberán ser ratificados en sus cargos el 11 de julio del 2020.

Actualmente, la presidenta nacional del PLC es la diputada María Haydee Osuna, mientras que María Fernanda Flores, esposa del expresidente Arnoldo Alemán, ocupa la vicepresidencia del partido y también es legisladora en la Asamblea Nacional.