•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La reforma a la Ley Orgánica de la Asamblea Nacional, que se estaría aprobando este sábado, quitará más funciones al presidente del Parlamento, Gustavo Porras, quien fue sancionado por Estados Unidos, mientras diputados liberales insisten en que el diputado sandinista debería renunciar a su cargo. 

Los diputados reformarán el artículo 45 de la Ley Orgánica del Parlamento, para que Porras ya no firme ningún documento de la Asamblea Nacional, ya sea ley, resolución o declaración y tampoco podrá presentar el presupuesto anual del Poder Legislativo.

Esta sería la segunda reforma a la Ley Orgánica en 19 días, porque el pasado 24 de junio los diputados cambiaron el artículo 44, con lo cual le retiraron a Porras las facultades para administrar el presupuesto y el personal de ese poder del Estado.

Estos cambios se dan tras la sanción que Estados Unidos impuso a Porras el 21 de junio, al ser vincularlo por ese país con violaciones a los derechos humanos en Nicaragua.

Los diputados sandinistas no se han referido a esta nueva reforma a la Ley Orgánica de la Asamblea Nacional, la segunda en apenas 19 días.

El proyecto manda a derogar los numerales 12, 13 y 15 del artículo 45 de la Ley 606 (Ley Orgánica del Poder Legislativo).

Esos numerales facultan al presidente de la Asamblea Nacional (Gustavo Porras) para firmar las leyes, resoluciones y declaraciones, presentar el proyecto del presupuesto general del Parlamento y los informes financieros.

Una vez derogados, quien podrá firmar todos esos documentos será el primer secretario o secretaria de la Asamblea Nacional, “como Fedatario del Plenario” del Poder Legislativo.

Además, el numeral 15 del artículo 45 establece que el presidente del Poder Legislativo, entre sus funciones, debe firmar los “autógrafos de las leyes, los decretos, resoluciones y declaraciones”, pero al eliminarse este numeral, tal como indica la iniciativa de reforma, Gustavo Porras ya no podrá firmar ningún documento en nombre de la Asamblea Nacional.

El efecto

Azucena Castillo, diputada por el Partido Liberal Constitucionalista (PLC) y miembro de la Comisión de Producción, Economía y Presupuesto de la Asamblea Nacional, calificó la reforma como una “artimaña, un subterfugio más para lograr mantener a una persona en un su cargo”.

“Esa acción reafirma la validez de las sanciones (de Estados Unidos y Canadá). Dicen que no les importan las sanciones, que no tienen efectos, pero esta reforma lo que hace es confirmar que las sanciones son efectivas”, expresó Castillo.

Al restarle la facultad de firmar las leyes, decretos, resoluciones y pronunciamientos al presidente de la Asamblea Nacional, el Gobierno “busca acomodarse a una legalidad”, observó la diputada liberal.

“Aunque el presidente no sea el que va a firmar, siempre se irrespeta la moralidad y la ética y eso lo toman en cuenta los organismos internacionales”, advirtió Castillo.

Por su parte, Jimmy Blandón, jefe de la bancada del PLC en la Asamblea Nacional, dijo que se advierte un sentido de apuro de parte de la directiva del Poder Legislativo. 

“Al convocar para el día sábado, se interrumpe el receso parlamentario que ya habíamos iniciado, y el sábado es un día atípico para sesionar. La bancada del PLC votará en contra de estas reformas, nuestra posición ha sido que lo mejor es que el actual presidente de la Asamblea renuncie”, sostuvo Blandón.