•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El obispo Juan Abelardo Mata fue denunciado ante la Policía de Estelí por un trabajador del Estado, quien lo acusa de haber cometido el delito de injurias y calumnias, porque supuestamente lo señaló en una homilía de ser un parapolicía que mató a su propio hijo, pero fuentes cercanas al religioso señalan que este nunca mencionó nombres.

El denunciante es Reinaldo José Obregón Rodríguez, quien trabaja como vigilante para la Empresa Nicaragüense de Acueductos y Alcantarillados (Enacal) en Estelí, el cual se presentó junto a un abogado a denunciar a Mata ante la Policía.

Obregón Rodríguez dice sentirse aludido porque durante una homilía en la catedral de Estelí, el pasado 23 de junio, Mata se refirió al caso de un parapolicía que durante las protestas mató a su propio hijo.

Durante la homilía, Mata dijo: “Desde un punto cercano en este parque, un francotirador dispara contra un joven, para descubrir después, con horror, que era su hijo. Miren la violencia hasta dónde lleva, el fanatismo, el no usar la cabeza. Yo le digo a los párrocos; si ustedes ya captaron a la persona que anduvo volando balas contra los muchachos, a un paramilitar que se les ha colado en el coro o en la catequesis, no lo alejen; tóquenle el corazón e invoquen a Dios”.

Obregón Rodríguez dice sentirse aludido. Máximo Rugama/END

Abogados consultados por El Nuevo Diario afirman que el mensaje que brindó el obispo Mata no constituye delito alguno, porque no señaló a nadie en particular.

El joven Cruz Alberto Obregón López, de 23 años, quien era estudiante universitario e hijo de Obregón Rodríguez, murió a balazos en Estelí, el 30 de mayo de 2018.

Una fuente cercana al obispo señaló que en un video que alguien grabó y divulgó en redes sociales el pasado 23 de junio (Día del Padre en Nicaragua), Mata se refirió a las muertes de tres jóvenes el 30 de mayo de 2018 y luego al accionar de los parapolicías, pero sin mencionar nombres.

Tras la denuncia en la Policía de Estelí, Mata no se ha referido al tema.

Denuncia campaña de desprestigio

Obregón Rodríguez dijo que el obispo Mata tiene una “campaña de desprestigio” en su contra.

Según el denunciante, el prelado lo ha tildado de ser el parapolicía que habría matado a su propio hijo.

El jefe de la Policía Nacional en Estelí, Alejandro Ruiz. Máximo Rugama/END

“No sé de dónde ha sacado eso, exijo a la Policía Nacional que investigue todos los hechos para que esto se aclare”, declaró Obregón Rodríguez, quien afirma que él no es ni parapolicía, ni mató a su propio hijo.

El comisionado mayor Alejandro Ruiz, jefe de la Policía de Estelí, informó que hará llegar la denuncia de Obregón Rodríguez  a las instancias correspondientes y de acuerdo con los procedimientos legales, sin brindar más detalles.

El abogado Gonzalo Arauz, representante de Obregón Rodríguez, señaló que cuentan con testificales y otras pruebas de que el 30 de mayo de 2018, cuando sucedieron los hechos, su cliente se encontraba laborando en un sector próximo a las pilas sépticas, al norte de la ciudad de Estelí, donde labora.

“Él es guarda de seguridad de la empresa Enacal y recibió la noticia (de la muerte de su hijo) cuando se encontraba en su centro de trabajo”, indicó Arauz.

Los muertos

El 30 de mayo de 2018, durante las protestas en Estelí, murieron tres personas a balazos. Entre los fallecidos estaba Cruz Alberto Obregón López, de 23 años, hijo de Reinaldo José Obregón Rodríguez. La muerte del joven no ha sido esclarecida.

Tras la denuncia en la Policía de Estelí, Mata no se ha referido al tema. Máximo Rugama/END

Otro de los muertos en Estelí el 30 de mayo de 2018 es Dodanim Jared Castilblanco, de 26 años, estudiante de Ingeniería Agroindustrial en una universidad pública, quien dejó en la orfandad a dos niños, de 10 meses y 6 años. 

La tercera víctima es Mauricio López, un obrero de 40 años.

No constituye delito

Para los abogados Noel Salazar y Róger Alvarado, con amplia experiencia en la vía penal, lo expresado por monseñor Juan Abelardo Mata en su homilía de ese domingo, no constituye delito.

“Él se refirió a un hecho, pero no señaló a persona alguna y por eso no ha lesionado el honor, la reputación, el buen nombre, ni la imagen de ninguna persona “, explicó Salazar. 

Agregó que el religioso tampoco ha dicho algo falso, porque lo que hizo fue hacer mención de un hecho que sucedió, pero sin hacer imputación a alguna persona.

Por su parte, el exfiscal Róger Alvarado calificó de atípica la acusación contra el obispo de Estelí, es decir, que los hechos imputados en su contra no constituyen delito.

Para Vilma Núñez de Escorcia, del clausurado Centro Nicaragüense de Derechos Humanos  (Cenidh), el procedimiento realizado por el supuesto perjudicado no es el correcto. 

Agregó que los delitos de injurias y calumnias son considerados en el Código Procesal Penal de índole privada, por tal razón, lo que debió  hacer es presentarse a un juzgado local e interponer la demanda.

Amenazas y asedio contra Mata

El obispo de la Diócesis de Estelí, Juan Abelardo Mata, ha estado en el radar del partido gobernante, el Frente Sandinista (FSLN), desde hace varios años. En agosto del 2009, tras retornar al poder Daniel Ortega Saavedra, el religioso denunció haber recibido amenazas de muerte vía mensajes electrónicos.

“Esta vez no te escaparás, vamos a ponerte a dormir por meterte en cosas que no te importan”, decía el mensaje enviado contra Mata, el cual fue publicado por la agencia internacional de noticias AFP.

En ese período de tiempo, el obispo había señalado al Gobierno de fomentar la confrontación política, violar la libertad de prensa y cometer abusos contra opositores. 

El 19 de septiembre de ese mismo año, el presidente Daniel Ortega acusó a Mata de asumir posiciones abiertamente políticas a favor del Partido Liberal Constitucionalista. 

“Hay algunos obispos, yo los respeto, de militancia liberal. Si son liberales, si son PLC, que lo digan tranquilamente y que agarren la militancia del PLC, porque ellos están llamando a la unidad del PLC”, expresó Ortega.

En esa comparecencia, afirmó que “ese obispo (Mata) no puede pastorear todo el rebaño. Él puede pastorear nada más el rebaño del PLC, por lo tanto, es PLC, porque los problemas que se dan en una agrupación política tienen que resolverlos las personas que se encuentran involucradas en esa agrupación política”.

Reportes de prensa de ese período señalan que Ortega fustigó la actitud del obispo porque este hacía llamados a las facciones liberales a unirse de cara a los comicios de 2011.

El 15 de julio de 2018, a casi tres meses de haber surgido las protestas antigubernamentales, que en esa fecha ya sumaban varios muertos, Mata denunció haber sido víctima de un ataque perpetrado por desconocidos en Nindirí.

Ese día, el obispo fue interceptado cerca de Nindirí por un grupo de personas que además de gritarle “asesino”, “golpista” y “criminal”, dañaron su vehículo, una camioneta gris doble cabina.

En redes sociales circularon imágenes en las que se aprecia la camioneta con las llantas ponchadas y el vidrio delantero con orificios de bala. El religioso resultó ileso y buscó refugio en una vivienda. 

El 7 de abril de este año, el religioso fue víctima de robo de una camioneta mientras oficiaba una misa en Estelí. Mata llegó a la Diócesis a las 6:00 a.m. y una hora después, cuando se disponía a retirarse, se enteró que el vehículo no estaba. Tres horas después, las autoridades la encontraron sin la batería. 

A esta ola de ataques se suma la denuncia por injurias y calumnias interpuesta en la Policía de Estelí.