•   Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

Desde las siete de la mañana de este viernes, los alrededores de la iglesia Jesús de la Divina Misericordia, en Managua, están resguardados por un fuerte despliegue policial, sin reportarse ningún incidente.

La administración del templo aseguró a El Nuevo Diario que no hay ninguna actividad religiosa programada para hoy, pero afirmó que mañana, a las tres de la tarde, se realizará una eucaristía por el aniversario de la muerte de los manifestantes que fallecieron hace un año.

El 13 de julio de 2018 el templo sirvió de refugio a los estudiantes que fueron expulsados a balazos de las trincheras de la protesta antigubernamental en la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua (UNAN-Managua).

Al amanecer del sábado 14, dos jóvenes habían muerto como consecuencia de la agresión armada a la iglesia: Gerald Vásquez López, de 20 años y estudiante de la UNAN-Managua; y Francisco Flores, de 21 años, estudiante de secundaria que se sumó a la protesta en la universidad.

Sin embargo, la iglesia está rodeada en sus cuatro costados por patrullas de la Policía Nacional.

Las zonas donde se nota la fuerte presencia policial son el parque de la  Divina Misericordia y el costado sur del templo católico.

Feligreses que se encontraban en la iglesia dijeron sentirse incómodos por el despliegue policial.

Una de las personas que estaba rezando en el templo tuvo un ataque de pánico al ver el despliegue policial y se tuvo que retirar, reportaron los feligreses.

Las zonas donde se nota la fuerte presencia policial son el parque de la  Divina Misericordia y el costado sur del templo católico. Foto: Isidro Hernández/END

El Nuevo Diario buscó la reacción del sacerdote Raúl Zamora, que está a cargo de la parroquia Jesús de la Divina Misericordia, pero los trabajadores dijeron  que no se encontraba en el templo.

Con relación a la presencia policial, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), dijo esta mañana que el Estado de Nicaragua debe respetar el goce pleno del derecho de manifestación.

 “Los actos para amedrentar cualquier reunión que pudiera derivar en manifestaciones sociales, incluidas celebraciones religiosas, pueden afectar las libertades individuales”, publicó en Twitter la CIDH.

El 10 de julio, la Unidad Nacional Azul y Blanco (UNAB), anunció una serie de actividades cívicas que se desarrollarán en todo el mes de julio, en protesta contra el Gobierno de Nicaragua.

Para hoy vienes, la unidad programó que llevaría flores a los lugares más importantes de las protestas que iniciaron en abril del año pasado.