•   Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

La Corte Interamericana de Derechos Humanos concedió este viernes las medidas provisionales que solicitó a finales de junio pasado  la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) para el personal del clausurado Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh) y la Comisión Permanente de Derechos Humanos (CPDH).

La Corte, mediante un comunicado en su cuenta de Tiwtter, dio a conocer que “en la resolución, notificada el día de hoy (viernes), en el Asunto Integrantes del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh) y de la Comisión Permanente de Derechos Humanos (CPDH) respecto de Nicaragua, el Presidente de la Corte Interamericana de Derechos Humanos (Eduardo Ferrer Mac-Gregor) requirió al Estado que adopte de forma inmediata las medidas necesarias para evitar daños irreparables y proteger eficazmente la vida y la integridad personal de los y las integrantes de las organizaciones mencionadas”.

En el comunicado se establece también que las medidas son “con el fin de asegurar la continuidad de sus labores en defensa de los derechos humanos sin ser objeto de hostigamientos, amenazas o agresiones”.

En otro acápite, el organismo precisa que en la solicitud de medidas provisionales presentadas el 27 de junio pasado, la CIDH aportó pruebas sobre las amenazas recibidas por numerosos integrantes de ambas organizaciones y tras analizar  dicha solicitud, el presidente de ese organismo consideró que concurren suficientes elementos para determinar la existencia de una situación de extrema gravedad.

Por lo tanto, la Corte determinó la “necesidad urgente de adoptar las medidas necesarias para evitar daños irreparables contra el derecho a la vida e integridad de las personas integrantes de estas organizaciones”.

 Verónica Nieto, del equipo de abogados de la Comisión Permanente de Derechos Humanos (CPDH). Jorge Ortega/ENDEl presidente de la Corte reiteró que respecto de los defensores y defensoras de derechos humanos, tal como ha señalado el organismo en su jurisprudencia, el Estado tiene el deber no sólo de crear las condiciones legales y formales, sino también de “garantizar las condiciones fácticas en las cuales puedan desarrollar libremente su función”.

Medidas anteriores

El 22 de mayo pasado, Eduardo Ferrer Mac-Gregor, presidente de   la  Corte –IDH, resolvió adoptar diversas medidas urgentes para evitar daños irreparables a 17 personas privadas de libertad, en ese entonces, en Nicaragua.

La resolución de Ferrer acordó, entre otras, “que se adopten inmediatamente las medidas necesarias para proteger la salud, la vida y la integridad personal de 17 personas”, informó esa noche  a través de Twitter.

En ese mensaje, el funcionario recordó que, previa aquiescencia del Estado de Nicaragua, una delegación de la Corte IDH debía visitar las cárceles La Esperanza,  La Modelo o el lugar donde se encontraran los beneficiarios de la solicitud.

Dicha delegación estaría integrada por el mismo presidente de la Corte IDH, el vicepresidente, un juez o jueza, así como el Secretario y personal de la Secretaría.

El pasado 15 de mayo de 2019, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) remitió una solicitud de medidas provisionales ante la Corte para que el Tribunal requiriera al Estado de Nicaragua que adoptará las medidas necesarias para preservar la salud, vida e integridad personal de 17 manifestantes encarcelados.

Miembros de la Corte Interamericana de Derechos Humanos. Archivo/ENDEn ese momento, los manifestantes presos eran: Kevin Rodrigo Espinoza Gutiérrez, Cristhian Rodrigo Fajardo Caballero, Yubrank Miguel Suazo Herrera, Edwin José Carcache Dávila, Medardo Mairena Sequeira, Mario Lener Fonseca Díaz, Ricardo Baltodano, Jaime Ramon Ampié Toledo, Julio José Ampié Machado, Reynaldo Lira Luquez, Miguel Mora Barberena, Lucía Pineda Ubau, Amaya Eva Coppens Zamora, Olesia Auxiliadora Muñoz Pavón, Tania Verónica Muñoz Pavón, 16) María Adilia Peralta Serrato, e Irlanda Undina Jeréz Barrera.