•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

El padre Raúl Zamora, párroco de la iglesia Jesús de la Divina Misericordia, dijo a El Nuevo Diario que el fuerte despliegue policial en la zona, durante los dos últimos días, no genera tranquilidad y seguridad, sino que atemoriza a los feligreses.

“Es lamentable, porque yo quisiera ver a una Policía Nacional como la que teníamos años atrás. Antes, uno se sentía tan seguro y podía salir. Tenía muy buena reputación la Policía, porque estaba subordinada al poder civil y era en ese sentido algo que nos mantenía más seguros”, expresó el sacerdote.

A pesar de que el padre salió a conversar ayer a eso del mediodía con los agentes que estaban ubicados frente a la iglesia y que desde temprano hoy también llegaron a instalarse en el sector, ninguno de los agentes le especificó a qué se debía su presencia.

El despliegue se da previo a la misa de primer aniversario por la muerte de dos jóvenes atrincherados, durante un operativo armado que comenzó el 13 de julio de 2018 y terminó al día siguiente.

La eucaristía se realizará a las tres de la tarde y en ella se conmemorará la muerte de Gerald Vásquez López, de 20 años y estudiante de la UNAN-Managua; y Francisco Flores, de 21 años, alumno de secundaria.

Los dos estudiantes murieron el 13 de julio de 2018 cuando se refugiaron en la iglesia de la divina Misericordia.

Padre Rául Zamora, parróco de la iglesia Divina Misericordia en Managua. Archivo/ENDEl templo sirvió de refugio a los estudiantes que fueron expulsados a balazos de las trincheras de la protesta antigubernamental en la UNAN-Managua.

Para el padre Raúl, la Policía debería estar realizando las funciones que corresponden con el bienestar de la ciudadanía.

“Ahora hay muchos crímenes y ver tantos policías aquí en una esquina, cuando deberían de estar en los barrios, en otros lados manteniendo el orden, el tráfico, cuántos accidentes, a cuánta gente le están robando ahora. Yo espero que entre en la conciencia de ellos que aquí están perdiendo el tiempo”, dijo.

La iglesia Divina Misericordia está asediada por siete patrullas policiales, que se mantienen en el costado del templo, sin registrar incidentes.

Desde ayer, se nota la fuerte presencia policial en el parque de la Divina Misericordia y en el costado sur del templo católico.

“¿Para eso entrenaron tantos años, para eso dieron su vida?, ellos deben preguntarse ¿para esto me formé? Ellos entraron a una academia con un sentido de servicio a la sociedad, no para reprimir, por lo menos los invito que entren a misa y no pierdan el tiempo”, añadió el padre Zamora.

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) dijo ayer que recibió información sobre el operativo policial desplegado cerca del templo de la Divina Misericordia.

“Los actos para amedrentar cualquier reunión que pudiera derivar en manifestaciones sociales, incluidas celebraciones religiosas, pueden afectar las libertades individuales. El Estado de Nicaragua tiene el deber de respetar el goce pleno de derechos”, publicó la CIDH en su perfil de Twitter.

Ayer por la mañana, miembros de la Alianza Cívica y de la Unidad Nacional Azul y Blanco (UNAB) se presentaron al templo para enflorar el lugar y dejar una manta que dice “Prohibido olvidar”.