• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Web

Este domingo hubo una eucaristía en la iglesia Divina Misericordia, para recordar el ataque que sufrió este templo religioso hace un año por parte de policías y parapolicías, por haber servido como refugio a jóvenes que se ocultaban de las balas.

El sacerdote Erick Alvarado, quien ofició la eucaristía dijo en su homilía que la iglesia católica siempre debe acoger al necesitado.

"Esta es una iglesia samaritana que no ve ideología política, sino que acoge al necesitado", manifestó el religioso.

A un año del brutal ataque armado contra la iglesia, en las paredes e imágenes que están dentro del templo aún se pueden apreciar los agujeros hechos por las balas que disparaban contra las personas que se refugiaban dentro, quienes en su mayoría eran jóvenes universitarios.

Durante la homilía de este domingo el cura Erick Alvarado llamó a los nicaragüenses a no tener miedo y ayudar al prójimo.

"No tengamos miedo de servir al más necesitado, no seamos indiferentes hay mucho que podemos hacer", enfatizó el sacerdote.

El ataque a la iglesia Divina Misericordia duró más de 14 horas El ataque a balazos contra la iglesia Divina Misericordia que inició desde la noche del 13 de julio hasta la madrugada del 14 del año pasado, dejó dos jóvenes fallecidos y más de 10 heridos.

A la misa se hicieron presente los familiares de Gerald Vásquez y Francisco Reyes, las dos víctimas mortales que dejó el ataque armado.

En la eucaristía también participan jóvenes que sobrevivieron al ataque y otros que estuvieron detenidos por varios meses luego de haber participado en las protestas antigubernamentales y que fueron excarcelados días atrás.

Ayer en este templo se rindió homenaje a los dos jóvenes que perdieron la vida durante el ataque, la misa fue fuertemente asediada por la Policía, a diferencia de hoy que todo trascurre con calma.