• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Impresa

El gobierno de Donald Trump anunció este lunes que quiere limitar las condiciones de asilo para los extranjeros que entren a Estados Unidos desde México y otros territorios, medidas rechazadas por autoridades mexicanas que advirtieron que no recibirán de regreso a migrantes de otros países.

Washington realizó el anuncio mientras busca sin éxito un acuerdo del “Tercer país seguro” para que los migrantes deban tramitar sus solicitudes de asilo en alguno de los países que atraviesan en su ruta desde Centroamérica hacia Estados Unidos.

La nueva normativa “utiliza la autoridad delegada por el Congreso en (...) la Ley de Migración para mejorar la integridad del proceso de asilo colocando más restricciones o limitaciones a la elegibilidad de los extranjeros que busquen asilo en Estados Unidos”, señaló un comunicado del Departamento de Justicia.

Excepciones

 la Ley de Migración para mejorar la integridad del proceso de asilo colocando más restricciones o limitaciones a la elegibilidad de los extranjeros que busquen asilo en Estados Unidos. Archivo/ENDLas nuevas limitaciones anunciadas por Washington tendrán tres excepciones: los extranjeros que demuestren que solicitaron asilo en al menos un país y su petición fue denegada en última instancia; quienes entren en la definición de “víctimas de una forma grave de tráfico de personas”; y quienes hayan transitado en su camino hacia Estados Unidos por países que no forman parte de la Convención de Refugiados de 1951 o del Protocolo de 1965.

Denominada “Reglamento provisional final”, la normativa entra en vigor este martes, pero puede sufrir modificaciones posteriores tras su publicación este lunes y también puede ser objeto de recursos judiciales.

Impulsada por la Casa Blanca, está dirigida a los cientos de miles de migrantes centroamericanos y de otros países que intentan llegar a Estados Unidos desde México para pedir asilo.

Trump ha hecho de la lucha contra la inmigración un eje de su campaña y de su gobierno, durante el cual ha sostenido un prolongado enfrentamiento con el Congreso por conseguir fondos para levantar un muro en la frontera con México.

Afirmó que aunque el primer país al que se fueron los nicas durante el estallido de la crisis fue Costa Rica, otro grupo ha buscado Estados Unidos.Imagen referencial./ Archivo/ENDEn junio anunció que deportaría a “millones de extranjeros ilegales” y a partir de este fin de semana se esperaban masivas redadas en grandes ciudades de Estados Unidos.

Nicas y Venezolanos, afectados

Lea Montes, directora del Servicio Jesuita para Migrantes en Nicaragua (SJM), aseguró que las medidas de EE. UU. están dirigidas para que menos personas soliciten asilo y afectaría principalmente a ciudadanos de países en conflicto, como Venezuela y Nicaragua, que poseen crisis que pueden agudizarse.

Afirmó que aunque el primer país al que se fueron los nicas durante el estallido de la crisis fue Costa Rica, otro grupo ha buscado Estados Unidos.

El gobierno de Donald Trump anunció este lunes que quiere limitar las condiciones de asilo para los extranjeros que entren a Estados Unidos desde México y otros territorios. Archivo/END“Se está convirtiendo en un desafío mayor llegar a Estados Unidos con todas las políticas restrictivas. Claramente está mucho más complicado que muchos nicaragüenses puedan viajar hasta allá, porque van a quedar en Guatemala o México”, expresó.

Montes recomendó informarse sobre el peligro de ir a Estados Unidos y valorar si vale la pena viajar.

Indicó que hace 3 años realizaron una investigación y encontraron que un 26% de la población que decidía migrar, viajaba hacia Estados Unidos, porque ya conocen el trayecto y porque tienen redes sociales que los incorporan a trabajos.

Montes explicó que en el caso de Estados Unidos, los que solicitan asilo deben demostrar que sus vidas corren peligro y presentar pruebas de ello.

Montes recomendó informarse sobre el peligro de ir a Estados Unidos y valorar si vale la pena viajar. Archivo/ENDEn este sentido, los nicaragüenses que huyen de la violencia desatada por la crisis, podrían ser los más perjudicados, afirmó.

México y Honduras rechazan

El canciller mexicano, Marcelo Ebrard, expresó en rueda de prensa su rechazo a esta nueva normativa, la cual, dijo, solo tendrá validez jurídica en Estados Unidos.

“México no coincide con medidas que limiten al asilo o refugio a aquellos que temen por su vida en sus países de origen (...), y vamos a prestar atención a que se respete el principio de no devolución conforme al derecho internacional vigente”, dijo.

Aunque existe un acuerdo para que determinado número de migrantes, la mayoría centroamericanos, regresen a territorio mexicano a esperar su audiencia de asilo en Estados Unidos, Ebrard dijo que México no recibirá migrantes a la luz de las nuevas.

Por su parte, Honduras exigió este lunes respeto al debido proceso y garantizar la dignidad y la vida, ante las masivas redadas de inmigrantes anunciadas por Estados Unidos desde el domingo pasado.

La frontera de EE. UU. se encuentra más vigilada. AFP/END

El fiscal general de Estados Unidos, Bill Barr, explicó que la normativa busca “desalentar a los migrantes económicos que buscan explotar” el sistema de asilo.

“Estados Unidos es un país generoso, pero está completamente desbordado por la carga asociada a la detención y al proceso de cientos de miles de extranjeros detenidos en la frontera sur”, dijo Barr este lunes.

Tom Jawetz, vicepresidente de política migratoria del Centro por el Progreso Americano, calificó la nueva normativa como “ilegal”, al igual que Omar C.Jadwat, director de la Unión Estadounidense por las Libertades Civiles (ACLU).

Para Jawetz, “no se puede denominar de forma creíble” a los países de tránsito como “seguros”.

Guatemala sin condiciones

Úrsula Roldán Andrade, directora del Instituto de Investigación y Proyección sobre Dinámicas Globales y Territoriales de la Universidad Rafael Landívar, de Guatemala, afirmó que Guatemala es un país expulsor con difíciles condiciones de gobernabilidad, indicadores sociales malo en términos de salud, educación y trabajo, y no podría convertirse en un tercer país seguro como pretende Estados Unidos.

Guatemala es un país expulsor con difíciles condiciones de gobernabilidad. Archivo/END“No satisface a sus propios conciudadanos mucho menos, tendría la capacidad financiera y logística para las personas que serían referidas por Estados Unidos”, subrayó.

Indicó que esta nación tiene altos índices de violencia, por lo que sus ciudadanos más bien piden refugio en otras naciones.