• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Impresa

Tres familias explican cómo administran sus presupuestos de C$6 mil, C$16 mil y C$18 mil, respectivamente, para pagar una canasta básica que cuesta C$14 mil.

Con 17 años laborando como guarda de seguridad, Santos Parrales está acostumbrado a limitar muchas cosas: horas de sueño, tiempo en familia y, más recientemente, gastos en su hogar.

Con un salario mensual de C$5,824, Parrales ya no sabe cómo costear una canasta básica que vale casi tres veces sus ingresos: C$14,084. 41.

Este hombre, su esposa y sus dos hijos ven pasar en un suspiro el sueldo, que alcanza para comprar alimentos y pagar los servicios básicos.

Parrales, de 44 años, detalla que cada quincena entrega a su esposa C$2,500, que se usan para saldar facturas de servicios básicos y comprar alimentos fundamentales, como arroz, frijol, aceite, azúcar, huevo, algo de pollo y jabones.

“Yo me quedo con unos 427 córdobas para el resto de mi quincena”, dice Parrales.

Para ahorrar el pago del transporte, este guarda de seguridad se moviliza en su bicicleta entre su casa y el trabajo, lo que representa 5 kilómetros de trayecto, aproximadamente.

Los ingresos de Parrales, según el Banco Central de Nicaragua (BCN), están englobados en el sector de servicios comunales, personales y sociales.

Este guarda de seguridad considera imposible costear con su salario los 53 productos que integran la canasta básica de Nicaragua.

“El salario es poquito, la canasta vale 14,000 córdobas, no compramos ni la mitad con este salario que ganamos nosotros”, dijo Parrales.

Estadísticas del BCN indican que en los primeros 6 meses del año el costo de la canasta básica incrementó C$669.72.Nayira Valenzuela/ENDAgrega que para subsanar algún gasto imprevisto o completar otra necesidad, recurre a préstamos; y en términos de recreación se limita a visitar espacios públicos, como los parques, donde no paga la entrada.

Estadísticas del BCN indican que en los primeros 6 meses del año el costo de la canasta básica incrementó C$669.72, ya que en febrero de este año, antes de la entrada en vigencia de la reforma fiscal, valía C$13,414.69.

En este sentido, la división de alimentos es la que más ajuste ha tenido, según datos oficiales, ya que en los primeros 6 meses del año subió C$554.41.

Productos como el frijol, la posta de cerdo, los huevos, el pan, el pinolillo, la cebolla, las papas, el ayote y las chiltomas, son algunos de los que aumentaron de precio en junio.

Hogares con ingresos medios

Pero el golpe que dio el alza de la canasta básica no solo afecta a los hogares con ingresos bajos, sino a todo tipo de familia.

“La verdura está carísima, he comprado cebollas a diez córdobas, ¡una sola! La naranja agria también vale diez córdobas y por un limón me pidieron hace un par de días en el mercado Iván (Montenegro) seis córdobas”, dijo una sorprendida Pastora. Archivo/ENDEs el caso de Eunice Pastora, trabajadora de un call center, con un salario mensual de C$16,000.

Pastora explica que cada quincena recibe un pago de 8,000 córdobas, de los cuales destina un poco más de 5,000 para la compra de alimentos, enseres para el aseo personal y el pago de la colegiatura de sus dos hijas menores; mientras que el pago de servicios básicos es asumido por su hija mayor, quien trabaja.

Aun así, sostiene que ha tenido que limitar ciertas compras para poder seguir adquiriendo las provisiones para su hogar.

“Productos esenciales que compro son arroz, frijol, azúcar, aceite. He dejado de comprar un poco de carne, quizás una vez por semana, al igual que el pollo. La verdura está carísima actualmente”, dijo Pastora.

“La verdura está carísima, he comprado cebollas a diez córdobas, ¡una sola! La naranja agria también vale diez córdobas y por un limón me pidieron hace un par de días en el mercado Iván (Montenegro) seis córdobas”, dijo una sorprendida Pastora.

Ángela Rodríguez resiente el alza en los precios. Humberto Galo/ENDMientras que en lo concerniente a recreación, ella ha limitado las salidas en familia a quizás una vez por mes.

“La recreación es prácticamente nula. En mis cosas personales también me he limitado. Por ejemplo, compro una marca más accesible de tinte de cabello, cremas para el cabello también las he limitado”, dijo Pastora.

Otro hogar en el cual se pone en práctica el “ajuste” de gastos es el de Ángela Rodríguez.

La vivienda es compartida por tres menores y cuatro adultos.

Los ingresos provienen del envío de remesas, el salario de su hermana y el aporte de su mamá, quien está jubilada.

En total, la familia Rodríguez tiene un presupuesto mensual por encima de los 18,000 córdobas.

Productos como el frijol, la posta de cerdo, los huevos, el pan, el pinolillo, la cebolla, las papas, el ayote y las chiltomas, son algunos de los que aumentaron de precio en junio. Archivo/ENDRodríguez explica que en su caso, su esposo envía aproximadamente 400 dólares en remesas, de los cuales unos 250 son destinados para las compras en el hogar, priorizando granos básicos, cereales y carne.

“Lo más importante para nosotros es darle a los niños una alimentación adecuada, aunque nosotros tengamos que limitarnos un poco”, cuenta Rodríguez.

En el caso del pago de servicios básicos, el gasto se hace de manera compartida con su hermana y lo referido a compra de vestimenta y recreación lo han reducido bastante, sostiene.

“El pago de los más de 2,000 córdobas en luz lo dividimos entre tres y si acaso salimos, será una vez”, explicó Rodríguez.