• New York, Estados Unidos |
  • |
  • |
  • Edición Web

La crisis que vive actualmente la libertad de prensa en Nicaragua fue planteada este martes por representantes de la Fundación Violeta Barrios de Chamorro en Nueva York, donde se planteó tres fases de represión al periodismo en el país.

“Vivimos una situación que se ha deteriorado en los últimos 11 años. Hay un contexto que se puede describir en tres fases: agresiones a la prensa, que incluyen asesinato y desapariciones; persecución y ataques sistemáticos a la libertad de prensa”, comentó Guillermo Medrano, especialista en Planificación Educativa de la Fundación Violeta Barrios.

Agregó que aún existe trabajo por hacer, sobre todo, en el reporte real de la situación de periodistas exiliados y cómo las alertas, asesinatos y desapariciones deben ser consideradas violaciones perpetradas por el Estado de Nicaragua.

Medrano aseguró que la colaboración entre países logró sacar la información sobre la realidad de Nicaragua.

La crisis a la libertad de prensa en Nicaragua fue expuesta en la mesa redonda: ¿Cómo reportar sobre agresiones a la prensa?, donde analizaron las experiencias de países que conforman Voces del Sur, un periódico digital de Puerto Rico.

La actividad se llevó a cabo en las instalaciones del Comittee to Protect Journalists (CPJ), en Nueva York, este martes 16 de julio, la que fue presidida por César Ricaurte, de Fundamedios, Leslie Lafuente, de ANP Bolivia y Guillermo Medrano, de Fundación Violeta Barrios de Chamorro.

Poco acceso a la información

Adicionalmente, en un espacio de diálogo abierto, representantes de distintas organizaciones regionales como Ipys Perú e Ipys Venezuela, analizaron la dificultad del acceso a la información como uno de los principales problemas que encuentra la labor periodística y la importancia del ejercicio del derecho a la libertad de expresión.

Por su parte, el director ejecutivo de Fundamedios, César Ricaurte, puntualizó que el fin de realizar un monitoreo en la región sobre bloqueos de la información trasciende la generación de alertas.

“No es el objetivo principal, más que producir datos, se busca generar resultados a partir de lo que reportamos y mejorar el ambiente para el ejercicio del periodismo en la región. En ese sentido, los expositores de Bolivia y Nicaragua describieron el impacto de este trabajo”, dijo César Ricaurte.