• León, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Web

Los pobladores del Barrio Guadalupe, en León, se despertaron alarmados a la 4:30 de la madrugada de este miércoles al escuchar varias detonaciones de armas de fuego que hacían agentes de la Policía Nacional en la casa de del joven Bryan Yeraldín Murillo López, quien murió a balazos.

Según la madre del muerto, Marina López, los policías primero golpearon con fuerza la puerta, después entraron fuertemente armados e hicieron las detonaciones.

“Nos dijeron que todos debíamos ir al suelo, pero como mi hijo salió corriendo, le dispararon y cayó al suelo. Luego, al salir el esposo de mi sobrina también le dispararon”, expresó Marina López.

Además de morir Bryan Murillo (22 años), quedaron heridos de bala su hermano Kener (26 años), y un cuñado, de nombre Javier Feliciano Cortez Castellón (32 años).

Los dos heridos están en el Hospital Escuela Oscar Danilo Rosales Argüello (Heodra), en León.

López aseguró que su hijo Bryan recibió 3 disparos en distintas partes del cuerpo, incluido un balazo que le penetró en el pecho.

El joven falleció cuando era trasladado junto con su hermano, Kener, y Cortez Castellón, al Heodra.

La casa donde la Policía hizo el operativo. José Luis González/END

Las detonaciones

La balacera provocó conmoción en los habitantes del barrio Guadalupe. Varios pobladores se despertaron al escuchar las detonaciones de arma de fuego y los posteriores gritos de la familia de las víctimas.

Una vecina, quien no dio su identificad por seguridad, dijo que se despertó con miedo al escuchar los impactos de las balas.

Relató que al salir a la calle miró a los policías y en ese momento uno hablaba por el celular.

La mujer narró que al rato sacaron a los tres heridos y los tiraron en la tina de la patrulla.

Otro vecino, también bajo condición de anonimato, señaló que la balacera parecía no terminar.

“Observé a un policía que estaba filmando un video con su celular”, sostuvo el vecino de las víctimas.

La Policía Nacional emitió esta mañana un comunicado en el cual aseguró que los hechos sucedidos en el lugar se debieron a un allanamiento que tenía como objetivo capturar a Bryan Yeraldín Murillo López.

Las autoridades dijeron que el joven era un prófugo que había cometido delitos de robo con intimidación y robo con violencia en perjuicio de dos ciudadanos.

“Bryan Yeraldín Murillo López, en compañía de los sujetos Javier Feliciano Cortez Castillo y Kenner Javier Murillo López, al percatarse de la presencia policial, se armaron de machetes y se abalanzaron contra los integrantes de la patrulla, resultando lesionado en el antebrazo izquierdo el Teniente Alvaro José Pichardo Salazar”.

El comunicado dice que ante el “inminente peligro de su vida, en legítima defensa, haciendo uso de su arma de reglamento, un miembro de la patrulla policial, respondió a la agresión, resultando fallecido Bryan Yeraldin Murillo López”.

El féretro de Bryan Murillo López. José Luis González/END

Marina López, madre del joven muerto, da otra versión y dice que su hijo no tenía antecedentes penales.

La mujer agregó que en reiteradas ocasiones le preguntó a los policías la razón por la cual llegaron y dispararon, pero nunca le contestaron.

“Se fueron y solo vinieron a hacer esa masacre”, dijo la señora, quien sostenía en la palma de su mano varios casquillos y balas que quedaron en su propiedad tras el operativo policial.