• Nicaragua |
  • |
  • |
  • REPORTAJES.EFE

Amnistía Internacional (AI) demandó el miércoles una investigación exhaustiva, pronta e imparcial de la muerte a balazos de Bryan Murillo López, en León, durante un operativo policial.

En un comunicado, AI señaló que la muerte del joven y las graves lesiones contra Kener Murillo López (su hermano) y Javier Cortez (cuñado), demuestran una vez más “la brutalidad con la que operan las autoridades de Nicaragua”.

La Policía Nacional aseguró que los hechos sucedidos en Léon se debieron a un allanamiento que tenía como objetivo capturar a Bryan Yeraldín Murillo López, a quien califican como un delincuente, pero su familia lo rechaza.

Las autoridades dijeron que el joven era un prófugo que había cometido delitos de robo con intimidación y robo con violencia en perjuicio de dos ciudadanos.

De acuerdo con la versión policial, cuando intentaron arrestarlo, el joven, su hermano y cuñado atacaron con machetes a los agentes, por lo cual un oficial abrió fuego.

En cambio, la versión de la madre del muerto, Marina López, señala que los policías primero golpearon con fuerza la puerta y después entraron fuertemente armados e hicieron las detonaciones.

La madre también dijo que sus hijos no tenían antecedentes policiales y afirmó que lo único que habían hecho era participar en las protestas contra el Gobierno.

Amnistía Internacional señaló que el caso debe investigarse con mayor profundidad para no ser interpretado como una represión a manifestantes.

“Las circunstancias del operativo, así como el perfil de las víctimas, apuntan a que podría tratarse de un nuevo hecho de represión letal contra la disidencia”, dijo Erika Guevara Rosas, directora para las Américas de Amnistía Internacional.

En el comunicado, la organización agregó que las autoridades de Nicaragua, lejos de dar un informe creíble, muestran a las víctimas como delincuentes.