• León, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Impresa

Familiares y vecinos de Bryan Murillo López, el joven muerto en León la madrugada de este miércoles por disparos de policías que allanaron su vivienda, rechazaron la versión de un comunicado policial que lo señala de tener antecedentes delictivos y argumentan que el operativo se debió a que la víctima participó en las protestas antigubernamentales en esa ciudad.

En el operativo policial también resultaron con heridas de bala Kener Murillo, hermano de Bryan, y Javier Cortez, esposo de una prima de los dos hermanos, quienes la noche de este miércoles continuaban ingresados en un centro hospitalario.

Naomi del Pilar Téllez, esposa del fallecido, dijo a El Nuevo Diario que él, como muchos en el barrio, llegaba a los tranques y permanecía allí por ratos, apoyando a los protestantes, pero no era ni líder ni responsable de ellos, por lo cual no cumplió un papel protagónico en los mismos.

Gerson de Jesús Espinales, también vecino, comentó a que a Bryan lo observó en el tranque La Estrella, en el barrio Guadalupe y en otro a la salida de la ciudad de León.

“Él venía de visita donde su mamá, porque en ese entonces vivía con la mujer. Él se asomaba (a los tranques) como todos en el barrio, incluso hasta yo les pasaba gaseosas a los chavalos (manifestantes), pero era por ratos, no era siempre”, expresó Espinales.

Sus familiares aseguran que Bryan también participó en marchas antigubernamentales.

El ataque

Este miércoles, pasadas las 4:00 de la madrugada, Bryan y su familia escucharon que golpeaban con insistencia la puerta principal de su casa; él se levantó de la cama y caminó hasta la sala. Preguntó quién tocaba a la puerta y al no obtener respuestas, su mamá, Marina López, de 48 años, abrió la puerta creyendo que se trataba de un pariente.

En ese momento, un grupo de al menos 10 agentes de Policía ingresaron a la casa.

Marina López cuenta que los oficiales gritaron: ¡Todos bocabajo, al piso!”

“Yo les pregunté qué les pasaba, por qué entraban así y en eso salió de su cuarto el esposo de mi sobrina, Javier Feliciano Cortez y preguntó qué pasaba. En eso, mi hijo Bryan salió corriendo y le dispararon”, relató López.

Dijo que posterior al disparo, Javier Cortez increpó a los oficiales y estos reaccionaron disparándole.

“Comencé a gritar y los policías siguieron disparando, a mi hijo Bryan le volvieron a disparar y solo vi que cayó. Por el alboroto que había, mi otro hijo, Kener, apareció y también le dispararon, todo fue rápido”, aseguró López.

La señora declaró que al observar los tres cuerpos tendidos, gritó y lloró, y el resto de miembros de la familia empezaron a salir de las habitaciones de la casa ubicada en el barrio Guadalupe de León, al occidente del país.

“Les dije qué es lo que están haciendo, es una masacre, llevámelos al hospital, no ves que se están muriendo, pero ellos (los policías) no dijeron nada”, contó López.

La mujer aseguró que tras su ruego, los agentes decidieron llevar a los heridos al hospital de esa ciudad, pero antes de trasladarlos, escuchó a un policía decirle a otro: “La canteamos, se nos pasó la mano”.

Hasta la tarde de este miércoles, en la casa todavía podían observarse rastros de sangre, y los habitantes mostraban los casquillos de balas de las armas de los policías.

Policía dice que era prófugo

Luego de divulgarse la noticia en las redes sociales, la Policía informó en un comunicado que el fallecido se encontraba prófugo de la justicia y que era acusado de robo con intimidación y robo con violencia en perjuicio de dos ciudadanos identificados con las iniciales MJTV y VMAR.

La versión policial indica que Bryan, en compañía de su hermano Kéner y Javier Feliciano Cortez Castillo, al percatarse de la presencia de los agentes, se abalanzaron sobre estos con machetes e hirieron a uno, por lo que otros de los policías disparó.

Tras rechazar el comunicado de la Policía, María Téllez, suegra de Bryan, aseguró que los agentes ingresaron al lugar y dispararon sin motivo alguno.

Aseguró que su yerno, quien laboraba como albañil y soldador, no era delincuente y que al momento del operativo ningún miembro de la familia atentó contra las autoridades.

Los familiares aseguraron que Murillo, quien tenía un hijo, se dedicaba a trabajar en la construcción y cuando no tenía empleo en el país, viajaba a Costa Rica para ganar dinero.

Familiares de Bryan Murillo pasan por las manchas de sangre que dejó el joven tras recibir los disparos.Oscar Sanchez/END

Vecinos consultados por El Nuevo Diario dijeron que la víctima y las dos personas heridas, eran sociables y no tenían problemas con nadie.

Un poblador de la zona, que pidió omitir su nombre, dijo que seguramente algún poblador denunció a Bryan Murillo ante la Policía.

Su hipótesis es que lo denunciaron por haber estado en el tranque La Estrella y en el que estaba a la salida de la ciudad y que por esa razón llegaron a buscarlo con violencia.

En cuidados intensivos

Las próximas 72 horas serán determinantes para la existencia de Javier Feliciano Cortez, el hombre que esta madrugada resultó herido de bala en un operativo de la Policía Nacional en el reparto Guadalupe, en León, en el cual murió Bryan Murillo López.

El Nuevo Diario conoció por familiares de Cortez que continúa en la unidad de cuidados intensivos del hospital de León.

De acuerdo con los consultados, los médicos les informaron la noche del miércoles que si en las próximas 72 horas no reacciona, podría quedar sin movilidad, ya que el disparo habría lesionado su columna.

Condenas

El secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, condenó este miércoles la muerte a balazos de Bryan Murillo López.

El organismo Amnistía Internacional también condenó el asesinato de Bryan. Oscar Sánchez/END

“Condenamos el asesinato de Bryan Murillo López y exigimos que los culpables sean encontrados y condenados”, dijo Almagro en su cuenta de Twitter.

El organismo Amnistía Internacional también condenó el asesinato de Bryan, asegurando que esta acción “demuestran una vez más la brutalidad del Gobierno”.

“Las circunstancias del operativo, así como el perfil de las víctimas, apuntan a que podría tratarse de un nuevo hecho de represión letal contra la disidencia”, declaró Erika Guevara Rosas, directora para las Américas de Amnistía Internacional.

La Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia también repudió la muerte de Bryan Murillo y declaró que la Policía Nacional carece de credibilidad cuando brinda la versión sobre hechos como este.