• Washington D.C, Estados Unidos |
  • |
  • |
  • AFP

El vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence, denunció esta mañana que continúan ataques de parte de los gobiernos de Nicaragua y Venezuela contra líderes de la iglesia Católica en sus países.

En una conferencia sobre libertad religiosa realizada en el Departamento de Estado, Pence cuestionó a las autoridades de ambos países, por hostigar a miembros del clero y de la jerarquía Católica.

El vicepresidente dijo que las autoridades en Nicaragua "continúan su ataque a la fe y a los derechos humanos".

"El régimen reprime violentamente la disidencia, ataca a los opositores y condona a los matones que reprimen e intimidan a los líderes de la iglesia Católica por defender la democracia y la libertad religiosa", apuntó sobre Nicaragua.

En el caso de Venezuela, dijo que "Nicolás Maduro está utilizando su llamada ley contra el odio para procesar al clero católico que se pronuncie contra su régimen brutal, que ha empobrecido a millones en este país que una vez fue próspero".

Venezuela, otrora una potencia petrolera, está sumida en una debacle económica que Washington atribuye al gobierno de Maduro.

Nicolás Maduro, presidente de Venezuela. AFP/END

"Nicolás Maduro no ha traído más que desdicha al pueblo de Venezuela, debe irse", enfatizó Pence en medio de aplausos.

En el contexto la crisis sociopolítica que se vive en Nicaragua desde abril del año pasado, se ha reportado numerosos ataques a templos y líderes de la iglesia Católica.

El 10 de junio de 2018, la Diócesis de Matagalpa denunció que eran víctimas de una campaña de desprestigio.

En un comunicado dijeron que los sacerdotes de Matagalpa verificaron una campaña de calumnias y manipulación hacia su trabajo, sin detallar quiénes la realizaban.

El 9 de julio de 2018, en la iglesia católica en Diriamba, Carazo, varios obispos sufrieron agresiones físicas y verbales por parte de un grupo de personas que identificaban como seguidores del gobierno.

En aquella ocasión, los obispos se movilizaron de Managua a Diriamba para solidarizarse con las personas que habían sufrido durante la denominada operación limpieza en Carazo, el 8 de julio, que dejó varios muertos.

Rolando Álvarez, Obispo de Matagalpa. Archivo/END

El 8 de septiembre de 2018, durante la eucaristía de acción de gracias a favor de la justicia y la libertad de los manifestantes presos, celebrada en el templo San Sebastián, en León, la iglesia fue asediada por policías.

Hoy, el Obispo de Matagalpa, Rolando Álvarez, reportó una supuesta presencia de personas “altamente armadas” que se ubicaron cuando él salía de la comunidad La Joya, en el municipio de Terrabona, departamento de Matagalpa.