• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Impresa

Tres récords policiales entregados este jueves por la misma Policía a los familiares de Bryan Murillo, muerto en un operativo policial la madrugada del miércoles en León, en el que también hubo dos heridos, afirman que ninguno tiene antecedentes delictivos, lo contrario de lo que dijo la institución del orden, luego del suceso.

Tras el operativo sangriento, la Policía emitió un comunicado afirmando que el joven que murió a causa de los balazos era prófugo de la justicia porque había cometido delitos de robo con intimidación y robo con violencia en perjuicio de dos ciudadanos con iniciales M.J.T.V y V.M.A.R.

Pero el récord policial de Bryan Murillo, igual que los de sus dos parientes heridos, expresan claramente que ninguno de ellos presenta antecedentes delictivos.

Cerca de las 4:00 de la madrugada de este miércoles, unos 10 agentes policiales llegaron a golpear las puertas de la casa de Murillo y entraron disparando, según testimonios de familiares y vecinos.

Karen Murillo López, hermana de Bryan, afirmó que las acusaciones en contra del fallecido y de su otro hermano, Kener, uno de los dos heridos, son infundadas porque el primero trabajaba en la construcción y el otro es vicegerente de la filial de un supermercado ubicado en el barrio Guadalupe, de León.

Familiares de los baleados muestran los récords de policía que indican que no tienen antecedentes delictivos. Óscar Sánchez /END

Javier Cortez, el otro herido, se ha desempeñado como promotor de ventas de recargas de una empresa de telefónica celular. “Todos ellos son personas de bien, que trabajan y se ganan la vida honestamente”, expreso Murillo, basándose en las constancias de la misma Policía.

Familiares y vecinos de Bryan Murillo aseguran que este apoyó las protestas antigubernamentales en León, el año pasado, y por eso habría llegado la policía a allanar su casa este miércoles.

Consignas en la Misa

Este jueves, al concluir la homilía de cuerpo presente de Bryan Murillo López, el sacerdote Julián Duarte, párroco del templo Guadalupe, solicitó a la concurrencia que se abstuvieran de pronunciar consignas políticas en el interior del templo.

Además de la muerte de Bryan Murillo, sus familiares tienen a dos parientes hospitalizados por balazos.Óscar Sánchez/END

“No, no, no, por favor no hagan eso, por favor respeten la iglesia, pero hagan eso afuera”, expresó el sacerdote cuando comenzaban a escucharse las consignas “¡Viva Nicaragua libre!”, “¡Viva Bryan Murillo!”, y seguidamente los asistentes respondían “Viva’.

El cortejo fúnebre de Bryan Murillo se dirigió al cementerio de Guadalupe a las 3:40 p.m, acompañado por un centenar de personas y música filarmónica.

Los vecinos de Guadalupe salieron de las casas para ver pasar el féretro y se solidarizaron con la familia doliente, mientras antimotines rondaban la entrada principal del camposanto.

Al sepelio se hizo presente Susana López, madre de Gerald Vásquez, quien murió el año pasado en el ataque a balazos contra la iglesia Divina Misericordia, en Managua.

“Es otra víctima de la represión del Gobierno, no es posible que sigan muriendo más jóvenes que se han manifestado por aspirar a vivir en una Nicaragua libre”, dijo Susana.

Antes que el féretro llegara al cementerio, agentes policiales estuvieron apostados en la entrada, pero al momento de ingresar el cortejo ya se habían ido.

Kener Murillo, hermano del difunto Bryan, seguía este jueves en el Hospital Óscar Danilo Rosales Argüello (Heodora), después de dos operaciones. El joven recibió un balazo en el tórax. El otro herido, Javier Cortez, quien es primo político de Bryan y Kener, recibió un disparo en la pierna y su condición es estable, dijeron familiares.