• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Impresa

Nicaragua continúa estancada en materia educativa, un factor social que no permite generar capital humano de calidad y que tampoco contribuye al desarrollo económico del país, considera la investigadora y especialista en temas de educación, Josefina Vijil Gurdián.

“La educación que tenemos es una educación de bajísima calidad que te prepara para unos empleos de baja calidad, de bajos salarios, para mucho empleo informal, poco ahorro, poca cotización al INSS, pero también no incrementa la productividad del país ni cambia la matriz productiva del país”, explicó Vijil Gurdián.

Desde 1980, Nicaragua amplió la tasa neta de escolaridad en el país, pero no resolvió los “problemas históricos” que arrastra el sistema educativo desde hace 100 años para lograr un mayor desarrollo humano, afirmó la experta que forma parte del equipo del Centro de Investigación y Acción Educativa Social (Ciases).

“En 40 años se ha incrementado el acceso, pero se ha estancado en los últimos años, porque el sistema educativo no ha encontrado modelos educativos alternativos para los más pobres que insistentemente se quedan fuera de la escuela”, dijo.

El rezago educativo no permite colocar a la población nicaragüense y al país en términos de igualdad de oportunidades económicas con respecto a otros de la región porque “estamos haciendo lo mismo”.

 Nicaragua continúa estancada en materia educativa. Archivo/END

“Los problemas educativos de Nicaragua siguen siendo los mismos. En 100 años se han intentado distintas soluciones, pero no los hemos resuelto (…) No se ha cambiado el modelo educativo, que es lo que sí hicieron en Costa Rica. Hay maquilas que producen unos aditamentos tecnológicos que requieren unos conocimientos de mucha mayor calidad y por tanto, los salarios son mucho mejores”, comentó Vijil Gurdián.

En la década de los 80, según la experta en educación, solo 70 de cada 100 niños en edad escolar asistían a la primaria.

En el 2007, el acceso se amplió y 87 de cada 100 niños estaban matriculados y asistían a la escuela de educación primaria.

Para en 2017 la tasa de escolaridad neta se ubicó en 91 por cada 100 menores en edad escolar, afirmó Vijil Gurdián.

En la actualidad, sin embargo, todavía existe un 10% que no está asistiendo a las escuelas y la razón es que el acceso a la educación en Nicaragua “no se ha universalizado”.

“Hay un 10% de niños en primaria que no llega a la escuela hasta el día de hoy. Estamos estancados desde hace montón de años en la calidad educativa, la inversión en educación, las inequidades sociales que se reproducen en el sistema educativo y la falta de existencia de políticas educativas duraderas”, sostuvo.

La Cruzada Nacional de Alfabetización marcó “un hito en la historia educativa de Nicaragua”. Archivo/END
A pesar de los sucesos ocurridos después del triunfo de la revolución, Vijil Gurdián no se atreve a definir la época de los 80 como una década perdida en Nicaragua en el ámbito educativo.

“Yo creo que la guerra y la situación económica, la polarización política que hubo tuvo un impacto negativo en la educación de los años 80, pero no podría decir que fue una década perdida (…) Durante la etapa de la revolución hubo un elemento, uno de los que nosotros llamamos jalones luminosos que fue la campaña nacional de alfabetización”, afirmó la especialista.

La Cruzada Nacional de Alfabetización marcó “un hito en la historia educativa de Nicaragua”, porque se logró instruir a un porcentaje muy alto de la población, sostuvo Vijil Gurdián.

La educación, agregó, es un vehículo que crea las condiciones para que las personas puedan desarrollar todas sus “potencialidades” y que le permitan aprovechar todas las “oportunidades que hay en el mundo”.

Aprovechar bono demográfico

El bono demográfico, que según el organismo costarricense Programa Estado de la Nación se prolongará hasta 2035 para Nicaragua es una oportunidad única para alcanzar el ansiado progreso, agregó la especialista en temas de educación.

La transición demográfica, que se caracteriza por ser una etapa en la que la población en edad de trabajar supera en cantidad a las personas económicamente dependientes tiene implicaciones para el mercado laboral y el desempleo, particularmente en aquellas economías en vías de desarrollo.

Según Vijil Gurdián, Nicaragua “ha desperdiciado vilmente este periodo” y se encamina hacia “una bomba de tiempo”.

“No hemos mejorado la calidad de la formación, no hemos incrementado la formación técnica, no hemos mejorado la formación universitaria, y por tanto, la matriz productiva del país no ha mejorado (…) La población de Nicaragua va a comenzar a envejecer sin haber ahorrado y lo que vamos a tener es un montón de gente en la indigencia, pocas personas trabajando”, explicó.

El Programa Estado de la Nación, que también analiza la situación de la educación en Centroamérica, en su informe del año 2016, detalla que quienes tenían la edad de asistir a la educación secundaria antes de los años 80, sí avanzaron en su escolaridad, pero quienes estuvieron en edad colegial después de esa década, “no hay ninguna mejoría”.

Josefina Vijil afirma que hay un fuerte rezago educativo en Nicaragua.Orlando Valenzuela/END

El país, que apenas invierte el equivalente al 4% del Producto Interno Bruto para sostener la educación básica y media, “sufre un estancamiento”, detalla el documento elaborado hace tres años.

Costa Rica y Panamá, según los informes de esta organización, invierten en términos per cápita entre US$1,053 y US$926 anuales, respectivamente, seguidos por Belice, con US$540.

Por otro lado, El Salvador y Honduras asignan cerca de US$300 anuales.

El país, que apenas invierte el equivalente al 4% del Producto Interno Bruto para sostener la educación básica y media. Archivo/END

Nicaragua, junto a Guatemala apenas destinan unos US$200, una quinta parte del monto de Costa Rica.

Estrategias

Vijil Gurdián, que cuenta con amplia experiencia en la formación inicial y en servicio de docentes de educación básica, media y universitaria, considera que es urgente cambiar el currículo de educación y combinar los criterios, metodologías y planes que permitan mejorar en materia educativa en el país.

Formar docentes altamente capacitados, responsables, competentes y comprometidos con el desarrollo social dará la pauta en la transformación del sistema educativo del país, afirmó.

“Sin resolver el problema de la formación docente, entonces le estamos heredando al sistema educativo problemas para 40 años”, puntualizó.