• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Web

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), se pronunció este viernes sobre la denuncia que realizó el obispo de la Diócesis de Matagalpa, monseñor Rolando Álvarez, quien reportó la supuesta presencia de personas “altamente armadas” en Terrabona, Matagalpa.

La CIDH dijo que el hecho podría representar un nuevo patrón represivo en el país y que las autoridades deben indagar sobre la denuncia del obispo.

Lea: Policía se contradice sobre víctimas de operativo

“A CIDH le preocupa la denuncia del Obispo Rolando Álvarez... la vigilancia a la sociedad civil representaría intensificación de los patrones represivos. Estado debe aclarar e investigar denuncias de asedio a la Iglesia Católica en Nicaragua”, expresó el organismo de derechos humanos, a través de un mensaje en sus redes sociales.

La denuncia a la que se refiere la CIDH fue hecha este jueves por monseñor Álvarez, quien reportó una supuesta presencia de personas “altamente armadas” que se ubicaron en la carretera cuando él salía de la comunidad La Joya, en el municipio de Terrabona, en Matagalpa.

De interés: Monseñor Álvarez denuncia peligro por armados en Matagalpa

El obispo dijo que sus feligreses lo acompañaron hasta la salida de la comunidad y lo protegieron ante la presencia de los armados.

Monseñor Álvarez aseguró que ese grupo de personas que estaban afuera de la comunidad tenían “fuerte armamento de AK 47 y hasta estaban hasta los dientes de municiones”.

Además: Alianza propone fecha para reanudar el diálogo

Ayer, el vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence, denunció que las autoridades en Nicaragua “continúan su ataque a la fe y a los derechos humanos”.

En una conferencia sobre libertad religiosa realizada en el Departamento de Estado, Pence cuestionó a los Gobiernos de Nicaragua y Venezuela, por hostigar a miembros del clero y de la jerarquía Católica en sus países.