•  |
  •  |
  • END

El precio de los dos derivados del petróleo que se utilizan para generar el 83% de la energía eléctrica nacional, ayer se encareció drásticamente causando alarma en toda la industria eléctrica de nuestro país, pues todavía no se tenía en cuenta el impacto de los 100 dólares que alcanzó el precio internacional del barril de petróleo de referencia para Nicaragua.

El Centro Nacional de Despacho de Carga (CNDC), la entidad estatal que vigila y administra todas las operaciones energéticas del país, ayer informó que el precio referencial del barril de diesel destinado a la producción nacional de electricidad ahora se cotiza en 107 dólares con 51 centavos.

Un salto rarísimo
Se trata de un alza superior a los 27 dólares, considerando que el precio promedio del barril de diesel (159 litros o 42 galones) cerró diciembre pasado en 80 dólares con 49 centavos, según registros del Ministerio de Energía y Minas (MEM).

Es el combustible que se utiliza para producir el diez por ciento de toda la energía nacional, que debido a su alto costo es utilizado sólo para plantas de emergencia.

Cabe aclarar que se trata de diesel refinado por la venezolana Pdvsa, importado y distribuido por DNP-Petronic y consumido de forma exclusiva por las plantas estatales “Hugo Chávez” y Las Brisas, ambas bajo la administración de la Generadora Eléctrica Central S.A. (Gecsa), adscrita a la Empresa Nicaragüense de Electricidad (ENEL).

También el búnker
Por si fuera poco, también subió el precio referencial del barril de fuel oil o búnker, el combustible que se utiliza para producir más del 70 por ciento de la energía nacional. El año pasado se cotizó en un máximo de 64 dólares el barril, según registros del MEM, pero ayer amaneció en 68 dólares con 91 centavos, según el informe del CNDC.

Esta situación provocó tensión en todos los agentes de la industria eléctrica de nuestro país a primera hora, lo que se agravó con el anuncio de la Bolsa Mercantil de Nueva York (Nymex), que en su primera sesión de 2008 fijó el precio internacional del barril de petróleo de referencia para Nicaragua (West Texas Intermediate) hasta en 100.13 dólares, aunque cerró la sesión en 99.62 dólares, el más alto de su historia.

Esta situación de alerta provocó que los técnicos del Instituto Nicaragüense de Energía (INE) ayer iniciaran un monitoreo permanente del precio internacional del crudo, “ya que lo peor todavía estaría por venir”, según dijeron.

Y es que el gobierno de Estados Unidos hoy debe rendir su primer informe de 2008 acerca de sus reservas de petróleo mediante el Departamento de Energía (DOE), algo que se ha convertido en un factor determinante en los altibajos en la Bolsa de Valores.

Este país almacena en cavernas salinas de la costa del Golfo de México 697 millones 500 mil barriles de crudo, según el último informe del DOE. El presidente George W. Bush sólo una vez ha ordenado echar mano de dichas reservas en 2005, con el huracán “Katrina”, lo que provocó una estabilización de dichos precios.

Ningún anuncio
El mercado internacional, y especialmente las autoridades de Nicaragua, están a la expectativa de lo que pueda hacer la administración Bush para estabilizar nuevamente este precio, pero anoche se descartó que se vaya a tomar una medida similar. Al menos eso adelantó Dana Perino, portavoz de Bush.

“Eso no es nada bueno y ojalá mañana (hoy) este asunto no empeore”, dijeron los técnicos del INE, quienes pidieron calma al sector energético “pues falta ver el comportamiento del petróleo en todo el mes”.

En eso coincidió Jorge Katín, Gerente de Comunicación de Unión Fenosa, quien estimó que “a como van las cosas, sólo nos queda pedir cacao”.

Katín confirmó que existe expectativa y alarma en el sector energético con este movimiento de precios nacionales e internacionales, “y esperamos que este comportamiento del precio del Fuel Oil o búnker sea sólo un asunto circunstancial”.

Recordó que el búnker y el diesel son los dos combustibles con los que se produce el 83 por ciento de la energía eléctrica en Nicaragua, y una escalada alcista en ambos insumos sólo significa más crisis en el sector, pues demandaría nuevas alzas en la tarifa del servicio.

“Los incrementos han sido inevitables, pero nosotros no queremos que siga subiendo la tarifa, porque ese no es nuestro negocio, y además no es la única salida a los problemas. Recomendamos a todos los sectores sentarnos cuanto antes para enfrentar esta emergencia, antes de que sea tarde”, señaló.

Dijo que esta alarma en el precio del crudo debería ser una campanada para que todo el sector energético se una en un esfuerzo y declare 2008 como el año de la eficiencia energética, una campaña que iniciará Fenosa en los próximos días.