• Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Web

La Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia (ACJD) expresó este sábado que la posición del presidente Daniel Ortega, durante su discurso del 19 de julio, aleja “la posibilidad de la búsqueda y el encuentro de una solución pacífica y negociada a la profunda crisis sociopolítica” de Nicaragua.

Mediante un comunicado, la Alianza Cívica rechazó las declaraciones de Ortega, en las que “dio a entender que ha cerrado las puertas a la negociación”, que mantuvo con la Alianza hasta mediados de mayo.

El grupo opositor también deploró las aseveraciones de Ortega relacionadas con una reforma electoral con carácter “unilateral” y su posición de mantener que las elecciones presidenciales serán hasta el 2021, cuando vencerá su tercer periodo consecutivo como mandatario del país.

Asimismo, la Alianza destacó que las expresiones de Ortega “van en contra de la resolución de la Asamblea General de la Organización de Estados Americanos (OEA)”, aprobada el 28 junio, y en la que llamó al Gobierno a un diálogo de buena fe, efectivo y sincero con la misma Alianza Cívica.

“Con cerrarle la puerta a la negociación, al régimen sólo le quedaría la opción de aislar a Nicaragua del mundo y el recrudecimiento de la crisis social y económica”, indicó la ACJD.

“Con alargar el proceso hasta el 2021, sólo aumentaría la crisis económica y los efectos desbastadores para la ciudadanía”, subrayó.

Miembros de la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia. Voz de América/END

La ACJD reiteró su disposición de retomar la mesa de negociaciones. El 18 de julio, la Alianza dirigió una carta al canciller Denis Moncada Colindres, que encabeza a la delegación gubernamental que ha dialogado con la Alianza, proponiendo volver a la mesa de conversaciones el 31 de julio.

Consultados al respecto, miembros de la Alianza indicaron que aún no reciben una respuesta a esa misiva enviada al canciller y tampoco podían tomar el discurso de Ortega como una respuesta oficial a esa propuesta de volver a las negociaciones a finales de este mes.

No obstante, los miembros de la Alianza reiteraron que mantener discursos desafiantes y agresivos puede “recrudecer la crisis, por cuanto muestra intransigencia a la búsqueda” de soluciones dialogadas para la crisis.

La Alianza advirtió en su pronunciamiento que, si las reformas electorales se hacen fuera de la mesa de negociación, no tendrán credibilidad, así como tampoco los tendrían los resultados electorales que generen esas reformas.