• Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Web

¿Cómo será vivir en Nicaragua en 2050? Tres expertos consultados por El Nuevo Diario analizan cuáles podrían ser las condiciones ambientales de este país en el futuro, tomando como base las condiciones actuales.

Un reciente informe de Naciones Unidas expone que si no se hace nada por reducir el ritmo acelerado de contaminación atmosférica que provoca el calentamiento global, la destrucción de los bosques, la contaminación y el exterminio de especies animales, en 2050 la sostenibilidad de la Tierra podría llegar a un punto crítico.

El informe concluye que “las emisiones de gases de efecto invernadero están sometiendo al mundo a un prolongado periodo de cambio climático”, lo que causa el “deterioro del aire, los océanos y reduce la cantidad de agua dulce” y dejaría a los humanos expuestos a fenómenos climáticos más extremos.

Nicaragua cuenta con menos del 30% de sus bosques, los que continúan presionados por las actividades humanas, según datos del Ministerio del Ambiente y los Recursos Naturales (Marena). En los últimos años se han presentado temperaturas records, superior a los 40 grados, y los cuerpos de agua continúan en un proceso de contaminación.

De acuerdo con los expertos, aunque no haya datos suficientes para saber cómo exactamente será la vida en Nicaragua para el 2050, hay pruebas de que al menos ambientalmente será más difícil vivir en el futuro.

La temperatura

El aumento de la temperatura podría hacer la vida menos agradable en las principales ciudades del Pacífico, aseguró el experto en cambio climático del Centro Humboldt, Abdel García.

Chinandega es uno de los departamentos con mayor vulnerabilidad ante el cambio climático y un ejemplo de los efectos del aumento de la temperatura, afirmó García.

“Cualquier tipo de expresión vinculada al clima tiene una expresión de daño en Chinandega”, advirtió.

Indicó que posiblemente Chinandega sería un lugar difícil de habitar. “Hemos hecho unas encuestas en la zona de Matagalpa y Jinotega y personas de la tercera (edad) de Chinandega han migrado para allá, porque la exposición a las altas temperaturas, padeciendo enfermedades crónicas o cardio vasculares, los pone en riesgo de muerte”, precisó García.

Señaló que hace falta estudiar cómo se está moviendo la población para escapar del aumento de la temperatura.

Los climas son cada vez más cálidos en las zonas bajas de Nicaragua, dijo, por lo que la tendencia es que la población se vaya moviendo a sectores de mayor altitud, buscando mayor confort para vivir.

“Si revisamos las tendencias, en los próximos diez años las zonas más pobladas van a ser Jinotega, Matagalpa y posiblemente hasta la zona de Bosawas, ya que las zonas bajas, cercanas a las costas, ya tienen un deterioro muy severo”, explicó.

¿Cómo será vivir en Nicaragua en 2050? Archivo/END

En Abril, el Centro Humboldt afirmó que se registró en Nicaragua la temperatura absoluta más alta, de 42.1 grados centígrados, en Chinandega.

La ONU advierte en su informe que en “el último decenio se han producido 8 de los 10 años más cálidos de los que se tiene constancia. De persistir las emisiones de gases de efecto invernadero, la temperatura media mundial seguirá aumentando al ritmo actual”.

García considera que según las tendencias mundiales, es posible que esas temperaturas puedan mantenerse, incluso aumentar.

“Hemos registrado máximas de 40 grados que se han sostenido por varios días, la tendencia es seria”, dijo.

En el Caribe existe la amenaza de que, cada 10 años, impacta un huracán fuerte. Archivo\END

En Occidente, han notado características de climas desérticos, es decir, mucho calor en el día y bajas temperaturas en la madrugada, señaló el experto.

“Imagínate las plantas, seres vivos o las personas oscilando en temperaturas de entre 25 grados a 40 grados” en el transcurso del día, afirmó.

La tendencia es que ese comportamiento se propague hacia el resto de los departamentos del Pacífico, Indicó.

Otro efecto que podría verse es la transición súbita de los bosques húmedos a secos.

“La misma vegetación está mostrando tendencias de cambio, no solo los seres humanos. Las aves, insectos y otros animales también van migrando a zonas más altas”, manifestó.

Las áreas de afectaciones del fenómeno de El Niño son cada vez más grandes y no solo son circundantes al denominado corredor seco.

“En 2014, 2015 y 2016, las áreas afectadas llegaron a Mulukukú, donde hubo mortandad de ganado” señaló.

En el Caribe existe la amenaza de que, cada 10 años, impacta un huracán fuerte, pero ese periodo se está acortando, aseveró García.

“Los huracanes se intensifican y la posibilidades del país para lidiar son muy limitadas. Puerto Cabezas y Bluefields son las ciudades con mayor riesgo ante este fenómeno”, sostuvo.

Chinandega es uno de los departamentos con mayor vulnerabilidad ante el cambio climático. Archivo/END

Erosión en las costas

García afirmó que otra presión proviene de los océanos. En algunos lugares poblados, el proceso de erosión costera se asocia al incremento del nivel del mar, aseguró.

Dijo que en Nicaragua no existe una línea base o de estudio para comprobar cuánta elevación se ha presentado en las costas en los últimos años.

No obstante, esto se ha vuelto evidente, principalmente en las costas de Chinandega, desde los farallones de Cosigüina, pasando por el estero de Padre Ramos, hasta llegar a las costas de Corinto.

“Toda esa franja costera presenta un proceso de erosión costera acelerado. En los últimos años barrios enteros se han perdido en Corinto”, advirtió.

A este fenómeno lo llama presión horizontal, en el cual el océano está presionando a las comunidades costeras.

“Ya lo estamos viendo, y lo hacemos desde hace 10 años”, aseguró el experto, quien considera que “Corinto es propenso a ser uno los primeros lugares inhabitables en el país”.

Pérdida de agua

La mayoría del agua del país se está contaminando y otro parte yendo al mar, afirmó el geólogo e hidrólogo, Carlos Valle.

El experto aseguró que, por otro lado, la cantidad de agua en forma de lluvia está disminuyendo, al punto que la “zona seca podría ser una de las áreas que no serán habitables para el 2050”.

Nueva Segovia, Valle de Sébaco, Estelí, las zonas más al norte de León y Chinandega, incluso sectores de Managua y Rivas, son parte de esta zona, especificó.

“Esa zona debe atenderse ya, tratar de utilizar la poca agua que todavía llevan los ríos y hacer presas”, propuso.

La ONU afirma en el informe que “el crecimiento de la población, la contaminación del agua y el desarrollo insostenible, junto con los efectos del cambio climático, está aumentando la presión sobre los recursos hídricos”.

Sobre el lago Cocibolca, el mayor reservorio de agua dulce en el país, el experto indicó que tiene suficiente líquido para abastecer a las poblaciones circundantes.

La mayoría del agua del país se está contaminando. Archivo/END

“Hay suficiente agua, pero no lo hemos aprovechado”, aseguró Valle, quien mencionó que algunas ciudades que se han salvado de la escasez son San Juan del Sur, en Rivas, y Juigalpa, en Chontales.

Precisó que por el Río San Juan salen hasta 500 metros cúbicos de agua por segundo, lo que es mucha agua. “Hay que planificar y retener el agua para utilizarla a través de presas”.

El experto señaló que hasta el momento no ha habido desplazamiento masivo debido a la escasez de agua, sin embargo en comunidades rurales hay gente que camina varios kilómetros para conseguir el líquido.

Recordó que en tres años consecutivos, desde el 2014 a 2016, la escasez de lluvias provocó que en Rivas los pozos se profundizaran más, pues de 10 metros pasaron a 12 metros de profundidad.

Las áreas de afectaciones del fenómeno de El Niño son cada vez más grandes . Archivo\END

Aseveró que en el Pacífico los mejores reservorios de agua están en León, Chinandega e incluso Managua, sin embargo no se usan bien. “Sin embargo, todo eso está en proceso de contaminación”, aseguró.

Los acuíferos con menos profundidad serán los más perjudicados, no obstante los que están a mayor profundidad tienen una debilidad muy grande, porque es más cotoso obtener el agua, explicó Valle.

Ola de calor en Europa deja al menos ocho muertos

“El agua más profunda es más cara de extraer”, afirmó y por eso los acueductos en la zona de Carazo, que son más profundos, son más caros. “En la medida en que llueva menos, el agua se irá profundizando más”.

Subrayó que la sobre explotación de los acuíferos empeora la situación de la escasez de agua.

Especies

El científico mastozoólogo, Arnulfo Medina, aseguró que todas las especies cumplen un rol en los ecosistemas y su desaparición sería catastrófica.

Uno de los ejemplos que cita Medina es la función de los murciélagos. Afirmó que si estos animales llegan a desaparecer, las poblaciones de insectos dañinos para la salud y cosecha que ellos controlan, se incrementarían a niveles catastróficos.

“Un solo murciélago puede alimentarse de 3,000 insectos en una noche, entre ellos mosquitos”, aseguró el experto, quien sostuvo que está comprobado que cuando no hay poblaciones de controladores biológicos de insectos hay una explosión de enfermedades como el dengue y chikungunya.

En su informe, la ONU concluye que la desaparición de las especies “pone en peligro la integridad planetaria y la capacidad de la Tierra para satisfacer las necesidades humanas”.

El científico aseveró que la restauración de los bosques del país está en riesgo, ya que los animales son los mejores en hacerlo. “Si quitamos a todos los animales, las semillas ya no van a llegar a las áreas degradadas y no se van a poder restaurar solas”.

Pero el punto más sensible es que las especies a través de la polinización ayudan a producir alimentos, indicó el experto. “Hay reportes de que plantaciones de aguacate no dan frutos, eso se da porque no hay polinizadores y sin los murciélagos, los pitahayales y otras frutas no existieran”.

Especies como los murciélagos son importantes para cultivos de interés económico como el café. “Hay murciélagos controladores de la broca del café, un escarabajo dañino para esta plantación”.

A su criterio, algunas partes del mundo ya no son habitables, pero en Nicaragua aún hay especies que regeneran los bosques, lo que nos da la posibilidad de subsistir más tiempo.