• Matagalpa, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Web

Con banderas de Nicaragua y de la iglesia Católica, decenas de feligreses participaron esta mañana en la peregrinación al santuario del Divino Niño en Matagalpa, dirigida por el obispo Rolando Álvarez.

La procesión tuvo un recorrido de 15 kilómetros sobre la carretera de Matagalpa a Jinotega, hasta llegar al sector llamado Fuente Pura, donde está ubicado el santuario.

Desde la salida de la imagen en la catedral San Pedro destacaron las banderas de Nicaragua y las consignas de apoyo al obispo de Matagalpa que decían: “Rolando, amigo, el pueblo está conmigo”.

Rolando Álvarez dijo que la procesión era la vigésimo tercera que se realizaba en Matagalpa en honor a la imagen del Divino Niño.

“Es un signo de penitencia, es un clamor por Nicaragua, vamos orando, vamos rezando por Nicaragua. La peregrinación significa que somos un pueblo caminante, que somos un pueblo que no está estático”, dijo Álvarez al iniciar la actividad.

El obispo dijo que en la procesión el pueblo va orando por Nicaragua, que esa es la principal intensión de sus feligreses.

Feligreses cargan la imagen del Divino Niño en Matagalpa. Cortesía/END“Somos un pueblo que no deja que sean otros quienes construyan o hagan las cosas por nosotros. Es un pueblo que cree en un país donde podamos convivir en paz y justicia, progreso, democracia e institucionalidad. Este pueblo quiere vivir en justicia social, que se pueda dar un desarrollo humano”, señaló el obispo.

En la procesión destacó la presencia de jóvenes manifestantes que fueron excarcelados, entre ellos, el paramédico de Masaya Chester Navarrete.

Los jóvenes lucían camisetas azul y blanco y llevaron una bandera grande de Nicaragua.

Sobre la presencia de jóvenes manifestantes, Álvarez dijo que en sus procesiones “participan todas personas que andan buscando la verdad. Participan católicos, evangélicos, creyentes, no creyentes y feministas. Participan todos los que quieren buscar la verdad”.

La peregrinación se da cuatro días después de la denuncia del obispo sobre la presencia de personas armadas que se ubicaron en una comunidad de Terrabona, en Matagalpa.

Álvarez dijo que el 17 de julio, al concluir su visita pastoral, los feligreses le advirtieron que habían sujetos altamente armados en la salida de la comunidad.

Ante el hecho, el obispo aseguró que sus feligreses lo protegieron para que lograra salir de la comunidad sin algún posible peligro.