• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Web

La Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia y la Fundación Violeta Barrios de Chamorro, presentaron la mañana de este martes un protocolo para garantizar la libertad de expresión en Nicaragua.

La propuesta incluye que el Gobierno cumpla con el acuerdo firmado en la mesa de negociación sobre el respeto a la libertad de expresión, que los periodistas puedan ejercer su derecho de informar, que los medios de comunicación que fueron clausurados vuelvan a funcionar, que les regresen sus equipos que fueron confiscados, así como garantizar el retorno de los periodistas que salieron del país ante amenazas, asedio, intimidación y persecución.

Los miembros de la Alianza Cívica recordaron todos los puntos que están plasmados en el Acuerdo para Fortalecer los Derechos y Garantías Ciudadanas, el cual fue firmado por el Gobierno de Nicaragua el pasado 29 de marzo, donde el Ejecutivo se comprometió a garantizar la importación y entrega de papel, maquinaria, equipos, repuestos y refacciones para los medios de comunicación social escritos, radiales y televisivos.

Este acuerdo también establece que se revisará el caso de la cancelación de personería jurídica a organizaciones no gubernamentales.

Desde septiembre del año pasado, la Dirección General de Aduanas (DGA) tiene sin resolver las peticiones de los medios de comunicación, como El Nuevo Diario, para que se les entregue la materia prima por la cual ya han pagado y que ha sido retenida sin ningún fundamento.

Si la Dirección General de Aduanas (DGA) sigue reteniendo el papel y otras materias primas importadas por El Nuevo Diario, este periódico se vería obligado la próxima semana a reducir su formato de estándar a tabloide, para que su edición impresa subsista unos 3 meses más.

Además de las retenciones de materia prima de El Nuevo Diario y La prensa, se tiene ocupado el Canal 100% Noticias y las instalaciones de Confidencial, Esta Semana y Esta Noche, del periodista Carlos Fernando Chamorro, quien está en el exilio.

Además de anunciar el protocolo de libertad de expresión, los miembros de la Alianza Cívica manifestaron su disposición para retomar las negociaciones del diálogo con el Gobierno.