• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Web

La joven de 22 años, María Guadalupe Ruiz Briseño, quien el pasado 13 de julio fue detenida en las inmediaciones de la Catedral Metropolitana de Managua, ha sido acusada por la Policía Nacional por robo agravado y su familia rechaza los señalamientos.

Dulce Briseño, madre de la joven, dice que a su hija la acusan porque participó en las protestas antigubernamentales.

"Mi hija no es una ladrona, no es ninguna delincuente. Ella estudia Banca y Finanzas en el Recinto Universitario Carlos Fonseca Amador (Rucfa) y por la noche lleva la carrera de Ingeniería Electrónica en la Universidad Nacional de Ingeniería (UNI), además había estudiado otras carreras técnicas", denunció la madre de la joven ante la Comisión Permanente de Derechos Humanos (CPDH).

Pablo Cuevas, asesor legal de la CPDH, señaló que junto a la joven son procesados Erickson David Pinel Altamirano y Juan Francisco Palacio Fernández, quienes fueron “secuestrados” por la Policía.

A la joven la capturaron luego de participar en una protesta contra el Gobierno / Cortesía

"Después de realizar un piquete de protesta en la Catedral Metropolitana, se subieron en un taxi y fueron interceptados por la Policía. Eran siete, pero soltaron a cuatro menores de edad y quedaron encarcelados los mayores ", explicó Cuevas.

El abogado de la CPDH dijo que harán las indagaciones pertinentes para limpiar el nombre de la joven, a quien le están aplicando “la nueva estrategia” de hacer acusaciones delictivas contra quienes han participado en protestas contra el Gobierno.

"En este caso el supuesto afectado es Wilmer José Sandoval Zapata. El caso fue presentado ante el juez Antonio Abelardo Albir, quien admitió la acusación para abrir el proceso", explicó Cuevas.