• León, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Web

Ana Patricia Toruño, Patricia Abaunza, Alma Nubia Delgadillo y su hija Michell Delgado, fueron retenidas y trasladadas a la delegación policial de León, este martes a las 4:00 p.m., minutos después de colocar una decena de globos o chimbombas color azul y blanco, en el segundo piso de la casa de Abaunza, en conmemoración al Día Nacional del Estudiante.

Según Lanzas, el asedio policial y parapolicial continúa en contra de opositores leoneses. Imagen referencial./Archivo/END

El doctor Arnoldo Toruño, un reconocido opositor del Gobierno y exdecano de la Facultad de Ciencias Médicas en la UNAN-León, expresó que la Policía calificó como delito la instalación de chimbombas.

Las mujeres fueron retenidas por dos horas antes de ser liberadas.

“Por ser Día Nacional del Estudiantes, ellas iban a lanzar una bandera con globos azul y blanco sostenida con helio, se encontraban alistándose para hacer el lanzamiento en la calle en el barrio San José, cuando fueron retenidas, ese es el crimen que cometieron”, denunció el doctor Toruño.

Por su parte, Gustavo Lanzas, miembro de la Unión de Presos Políticos de León aseguró que fueron retenidas porque alguien llamó a la Policía para denunciar que en el segundo piso de dicha casa, habían instalado chimbombas, se presentó una patrulla policial y retuvieron a las mujeres, quienes no opusieron resistencia al arresto, expresó Lanzas.

Lanzas, quien fue excarcelado el pasado 15 de marzo por participar en las manifestación antigubernamentales, explicó que además de retener a las féminas, agentes de la Policía procedieron a reventar las chimbombas, que se han convertido en una forma de protesta en contra del Gobierno.

Según Lanzas, el asedio policial y parapolicial continúa en contra de opositores leoneses, entre ellos; la familia de la doctora María Eugenia Alonso en el reparto Villa 23 de Julio, que en innumerables ocasiones han denunciado el accionar de motorizados encapuchados y patrullas policiales, que llegan a su propiedad a sonar las sirenas de su vehículos, encienden las luces y reflectores y los colocan con dirección a la propiedad, además que han dañado el techo de dicha vivienda con las piedras que lanzan.