•  |
  •  |
  • END

El líder indígena Alberto Pizango recibió asilo político en la Embajada de Nicaragua en Perú, informó el comandante Tomás Borge, jefe de la misión diplomática en aquel país andino, porque “no es un delincuente común”.

Con la mexicana Lucía Morett y las colombianas Doris Bohórquez y Martha Pérez, sobrevivientes de un bombardeo contra un campamento de la guerrilla de las FARC en territorio ecuatoriano, Alberto Pizango se convertiría en la cuarta persona que se beneficia con un asilo en lo que va de la Administración Ortega.

“Éste es un acto humanitario”, explicó Borge, quien se encuentra en Managua por tener a una familiar muy cercana gravemente enferma. Informó a EL NUEVO DIARIO que comunicó de inmediato la situación que se presentó en la representación de Nicaragua, de “manera sorpresiva”, al presidente Daniel Ortega, y se decidió otorgarle la protección diplomática al líder indígena, conforme a los procedimientos establecidos.

El embajador nicaragüense descartó que a raíz del hecho haya tensión en las relaciones entre Nicaragua y Perú. Hasta que se refugió en la sede diplomática, las autoridades del Perú desconocían el paradero del máximo dirigente de la Asociación Interétnica de la Selva Peruana, Aidesep.

Tras la consulta con el presidente Ortega, expresó Borge, es que se dio el asilo, “porque no se trata de un delincuente común, es un político”. Para reforzar sus palabras, el comandante Borge dijo que la OEA examina la situación que ocurre en el Perú tras los hechos sangrientos protagonizado por indígenas y fuerzas del orden. Además, el Congreso de esa nación ha intervenido, por lo cual se trata de “un asunto político”.

Hay buenas relaciones con Perú

Preguntado sobre la imagen que podría dar al mundo este nuevo asilo, ligado a hechos violentos, como ocurrió con el caso de la mexicana Morett y las colombianas, el embajador Borge subrayó: “No establezco comparaciones. ¿Qué podíamos hacer: tirarle a la calle o darle asilo? Pedimos por eso comprensión al gobierno de Perú, con el cual tenemos buenas relaciones”.

¿No enfriará las relaciones con Perú, Comandante?

Espero que no haya razón alguna. Nosotros consideramos que la decisión fue correcta por el carácter humanitario de esta decisión. La OEA se reunió para discutir no un asunto de delincuencia común, sino un hecho que es estrictamente político.

“Por desgracia, ha habido una situación de violencia, que ha dejado muertos entre policías e indígenas. Es lamentable esta situación, esperamos que el gobierno (de Perú) tome iniciativas para resolverlo por la vía pacífica”.

El siguiente procedimiento, tras el asilo, es el salvoconducto que deberá autorizar el gobierno del presidente Alan García. Luego de aprobado, Alfredo Pizango viajará a Nicaragua. En los anteriores gobiernos, a raíz de los 90, nadie buscó asilo en nuestro país.

El diplomático reiteró que no habrá ninguna implicación en los asuntos internos de Perú. “Nada tenemos que ver nosotros con eso, no incitamos a nadie a que se asile, y no intervenimos en esta situación ni vamos a intervenir”.

El comandante Borge, incluso, vio una similitud en este capítulo: que el gobierno peruano dio asilo al dirigente venezolano Manuel Rosales, opositor a Hugo Chávez. “Fue una decisión del gobierno de Perú, y nosotros no nos metemos en eso”, apostilló.

El ex miembro de la Dirección Nacional histórica del FSLN partirá a Perú el 19 junio. Su estadía en Nicaragua se debe a que su familiar, doña Esmeralda Martínez, mejor conocida como Tía Lala, “una mujer muy querida por mí”, se encuentra gravemente enferma.