• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Impresa

El comandante en jefe del Ejército de Nicaragua, Julio César Avilés, dijo este miércoles que es “equivocado hablar de paramilitares” en Nicaragua porque, según esta institución castrense, esos grupos no existen en el país.

“Bajo ningún punto de vista aceptamos ese concepto de fuerza paramilitares. Miramos que usar el término paramilitar o militarización es un enfoque equivocado”, aseguró Avilés en un encuentro con periodistas para explicar las jornadas de conmemoración del 40 aniversario de fundación del Ejército de Nicaragua.

El general respondió así a la pregunta sobre la posición del Ejército ante la movilización de civiles armados encapuchados que reprimieron las protestas ciudadanas antigubernamentales, a partir de abril de 2018, que han dejado un saldo de al menos 325 muertos.

Avilés afirmó que los “paramilitares son fuerzas, en concepto, como el paramilitarismo en Colombia, conocido ampliamente por todos, que surgen de estructuras económicas, intereses económicos o políticos, que organizan fuerzas como las fuerzas armadas de autodefensa de Colombia”.

El jefe del Ejército agregó que “es la Policía a la que corresponden las funciones de orden público” y debe actuar “de la forma que más conviene proceder; somos respetuosos y evitamos invadir las competencias de otras instancias”.

“No nos corresponde”

Misiones de la ONU y la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), además del Grupo Interdisciplinario de Expertos Internacionales (GIEI), han documentado y denunciado la participación de los civiles armados pro- Gobierno en la represión y las muertes de manifestantes nicaragüenses, calificándoles como “parapolicías” o “grupos armados no identificados”.

La Policía Nacional ha dicho que los civiles armados actuaron como “policías voluntarios” y que en muchos casos eran oficiales funcionando como “agentes encubiertos”.

Opositores han criticado al Ejército por no desarmar a esos grupos , como establece la Constitución de la República que no admite más cuerpos armados que los ya establecidos (Ejército y Policía).

El Ejército de Nicaragua se prepara para su 40 aniversario. Archivo/END

Al respecto, Avilés dijo este miércoles: “No debemos de invadir aspectos que no nos corresponden. Las facultades y objetivos estratégicos del Ejército son la defensa de la soberanía, la integridad del territorio, la seguridad de la nación”.

Insistió en que el Ejército carece de competencia para intervenir en asuntos de orden público. “No tenemos la estructura, ni estamos preparados para esa misión, ni tenemos equipamiento para esa misión”, aseguró el general.

Mientras estuvo en Nicaragua la misión de la Oficina de la Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, en 2018, su coordinador, Guillermo Fernández, declaró que los civiles armados eran “grupos que no tienen ninguna identificación… Se les puede llamar de diferentes maneras, pero son grupos armados, encapuchados, que han actuado al lado o conjuntamente con efectivos de la Policía, a los cuales se les atribuye una serie de actos de violencia”.

Habla de campaña

El general Avilés dijo que “efectivamente ha habido una campaña brutal” contra el Ejército, por no involucrarse en el conflicto sociopolítico.

El comandante en jefe del Ejército de Nicaragua, Julio César Avilés, dijo este miércoles que es “equivocado hablar de paramilitares” en Nicaragua. Archivo/END

“No hicimos nada para llegar a la situación de abril de 2018, ni hemos hecho nada para agravarlo”, recalcó el máximo jefe militar.

Recordó que el Ejército fue la primera institución en llamar a un diálogo nacional el 21 de abril de 2018 y que la negociación y la búsqueda del consenso son las medidas que ha sugerido esta institución.

“Del Ejército de Nicaragua nunca saldrán decisiones que lleven al país a la pérdida de su seguridad, ni que lo arrastren a una situación de guerra”, enfatizó.

Avilés afirmó que “también hubo ataques personalizados (contra miembros del Ejército), barbaridades nos han dicho, tenemos contabilizados casi 200 ataques, inclusive a familiares”.

Dijo que el Ejército sabe “quiénes están detrás de eso” y que “esas personas no van a hacer cambiar nuestras decisiones, no nos van a arrastrar por el camino equivocado”.

La fuerza armada ha estado “enfocada en medio de la grave situación a partir de abril (de 2018), por órdenes del presidente de la República, a proteger los objetivos vitales para el funcionamiento de la nación”, agregó.