• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Web

Un grupo de personas protestan en este momento en el sector del edificio Pellas en Managua, pese a que la Policía Nacional mantiene rodeado todo el lugar.

Con banderas azul y blanco, globos y el rostro cubierto con pañuelos con los mismos colores, los manifestantes gritan consignas como: “si este es el pueblo, ¿el pueblo dónde está?, el pueblo está en las calles pidiendo libertad”.

Los oficiales rodearon a los manifestantes y lanzaran piedras contra los protestantes y periodistas que se encuentran dando cobertura a las protestas.

En la protestas participan miembros de la Unidad Nacional Azul y Blanco (UNAB) y manifestantes que estuvieron varios meses encarcelados por haber participado en las protestas que estallaron en abril del año pasado.

Mientras los manifestantes gritaban sus consignas antigubernamentales patrullas de la policía nacional transitan por los alrededores de edificio.

El plantón se da horas previas a la marcha que convocaron los estudiantes para este jueves a las dos de la tarde.

Desde tempranas horas de este jueves la Policía Nacional rodeó todo el sector donde pretende pasar la marcha.

Pese a que la Policía Nacional no dio permiso a los estudiantes para realizar la marcha, los universitarios hasta el momento mantienen la convocatoria.

Ante la decisión de la Policía de no autorizar la marcha de los estudiantes, los universitarios hoy presentaron ante esta institución un recurso de revisión.

Los policías formaron un fuerte cordón policial y toman fotografías y videos a quienes participan en las protesta.

La Policía Nacional ayer acusó a los estudiantes que solicitaron permiso para marchar de tener antecedentes delictivos por consumo y expendio de drogas y portación ilegal de armas.

Desde septiembre del año pasado la Policía Nacional mantiene prohibida las manifestaciones contra el Gobierno.

Policía Mantiene rodeado el sector / Nayira Valenzuela

La crisis de Nicaragua que estalló el 18 de abril del año pasado ha dejado más de 300 muertos, miles de heridos, cientos de detenidos y decenas de miles de exiliados ante amenazas, asedio y persecución por haber participado en las protestas.