•  |
  •  |

Representantes de organizaciones periodísticas nacionales tildaron de actitud errónea en medio de una crisis y violatoria a la libertad de expresión, la política del Ministerio de Salud, Minsa, y su selección con criterios partidarios de los medios de comunicación para informar sobre el avance del virus H1N1, que en una semana elevó a 45 el número de casos en el país.

Ante la queja de medios independientes escritos, radiales y televisivos, Róger Suárez, Presidente la Asociación de Periodistas de Nicaragua, APN, dijo que la actuación del Minsa no es más que la búsqueda de poner limitaciones a la libertad de expresión y aprovechar cualquier contexto, sin importar cuál, para entorpecer la labor de comunicación de quienes no alaban al gobierno.

“Aseguran que la medida se toma para evitar la histeria colectiva, pero llama la atención que el gobierno tiene por voz oficial a los medios de comunicación ligados al partido, que son más bien ‘chabacanos’, propensos al sensacionalismo y no tienden a cuestionar”, consideró Suárez.

Recordó que todo tipo de rumores surgen por la falta de información oficial, y se preguntó: ¿Qué es lo que el gobierno quiere ocultar?

Según el director de la APN, la situación tiene una connotación política, probando la reacción de los medios afectados, para avanzar en sus verdaderas intenciones, que son ahogar al periodismo independiente.

“Primero cortaron la publicidad a los medios de prensa críticos al gobierno; ahora quitan la información, eligiendo a quién dársela”, expresó.

Suárez demandó a la Asamblea Nacional que se pronuncie ante el problema, además, que tiene toda la competencia para interpelar al titular del Minsa, por no ofrecer la información real bajo el cuestionamiento del periodismo en general.

UPN lo ve correcto
Contrario al planteamiento de la APN, Roberto Larios, Presidente de la Unión de Periodistas de Nicaragua, UPN, expresó que la estrategia de comunicación es la correcta.

“Cada gobierno tiene su ‘estilo’ de comunicarse con la población. El anterior era favorecer a los grandes medios, ahora se favorece a los medios populares. Por eso en este caso no considero que haya violación de la libertad de expresión”.

Señaló que el hecho de que no haya un enfermo grave por la epidemia, evidencia la efectividad del Estado sin la necesidad de utilizar otros medios más que los oficialistas y pro gubernamentales.

“Por ejemplo, la radio es un fenómeno masivo a diferencia del limitado alcance de los medios escritos y televisivos. Por otra parte, la información está disponible a través de muchas maneras, tales como discursos en la web del Minsa, discursos del Presidente. No puede ser que las empresas mediáticas determinen la agenda de comunicación del Estado”, expresó.

Sin embargo, para Leonel Laguna, Presidente del Colegio de Periodistas de Nicaragua, CPN, si existe una actitud de escoger a los medios de comunicación para informar en una emergencia, esto es una política errónea.

“El Minsa debería usar todos los medios que están a su alcance para transmitir sus medidas y acciones. Me parece falta de beligerancia de las autoridades no aprovechar que los medios de comunicación estén interesados en informar sobre la coordinación con otras instituciones públicas sobre las condiciones de los afectados y las posibles acciones ante una emergencia mayor”, expresó.

Laguna señaló que es una actitud que debe corregir el ministro, dadas las circunstancias actuales, por la situación de emergencia, a fin de evitar que se propague más la gripe.