• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Impresa

El Gobierno de Brasil condenó “enérgicamente” y deploró la decisión del Tribunal de Apelaciones de Managua de liberar a Pierson Adán Gutiérrez Solís, autor confeso del homicidio de la ciudadana brasileña Raynéia Gabrielle Lima, ocurrido el 23 de julio de 2018.

La declaración oficial publicada en el sitio digital del Ministerio de Relaciones Exteriores de Brasil lamenta el polémico beneficio que el Ministerio Público nicaragüense otorgó a Gutiérrez Solís.

“Para el Gobierno brasileño esta medida demuestra el deterioro de las instituciones en Nicaragua y demuestra un patrón de violación sistemática de garantías individuales y derechos fundamentales en ese país, como ha denunciado Brasil, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) de la OEA (Organización de Estados Americanos) y el Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas”, dice el comunicado.

“El Gobierno brasileño reitera al Gobierno de Nicaragua la necesidad de restablecer de inmediato todas las garantías ciudadanas de un estado de derecho pleno, para que el país pueda regresar a la convivencia democrática de la comunidad internacional”, añade la comunicación oficial.

El comunicado fue dado a conocer tras las duras críticas al Gobierno brasileño expresadas por la madre de Raynéia, María José Da Costa, quien en un video se quejó de falta de apoyo.

“En relación a lo que se puede hacer desde aquí, de Brasil, yo también me siento triste, deprimida al ver que las autoridades brasileñas también se cerraron a revisar el caso de mi hija. Fue una brasileña asesinada en otro país, no fue un animal. Fue una criatura, un ser humano que se fue con gran cariño, pasando sacrificios y dificultades, llegando al punto de pasar necesidades alimentarias para realizar su sueño de traer a Brasil los conocimientos para salvar vidas, y ver que la justicia brasileña aquí nunca se manifestó, ni siquiera desde la muerte de mi hija hasta ahora”, dijo el miércoles la madre de la víctima.

La corte IDH

Antonia Urrejola, relatora para Nicaragua de la CIDH, dijo este jueves a El Nuevo Diario que si la madre de la brasileña asesinada en Managua no encuentra justicia en Nicaragua, puede presentar la denuncia ante la CIDH y esta emitiría un informe de fondo que puede terminar en la Corte IDH.

Agregó que para que para hacer este trámite, los Estados deben haber reconocido la competencia de la Corte IDH y Nicaragua la ha reconocido.

“La comisión tiene competencia cuando se hayan agotado los pasos internos o bajo determinadas excepciones, como una demora excesiva de la justicia o que no tengan acceso a la justicia”, afirmó Urrejola.

Consultada sobre si Brasil podría demandar a Nicaragua por este caso, Urrejola explicó que igualmente puede hacerlo, pero habría que ver si ambos países han reconocido la competencia de la CIDH para demandar a otro Estado o ser demandado.

Antonia Urrejola, relatora para Nicaragua de la CIDH, dijo este jueves a El Nuevo Diario que si la madre de la brasileña asesinada en Managua no encuentra justicia en Nicaragua, puede presentar la denuncia ante la CIDH. Archivo/END

Hace un año, días después de la muerte de la joven, el gobierno de Pernambuco, la ciudad natal de Raynéia Gabrielle Lima, pidió al gobierno central de Brasil presentar una demanda contra Nicaragua en la Corte Interamericana de Derechos Humanos.

Pedro Eurico, secretario de Justicia y Derechos Humanos del Estado de Pernambuco, manifestó entonces que enviaría al Ministerio de Relaciones Exteriores de Brasil una representación solicitando que el caso fuera llevado a la Corte Interamericana de Derechos Humanos (Corte IDH), con sede en San José, Costa Rica.

“La intención es solicitar una investigación internacional del caso, ya que el gobierno de Pernambuco no confía en el escrutinio de Nicaragua”, dijo el funcionario en esa ocasión al Diario de Pernambuco.

“Nosotros que somos democráticos no podemos aceptar que un ciudadano brasileño, una pernambucana, sea literalmente asesinada por motivación de naturaleza presumiblemente de orden político”, dijo el secretario.

En esos días, el Gobierno brasileño, a través de la Cancillería, condenó la muerte de Raynéia y exhortó a las autoridades nicaragüenses a “identificar y castigar” a los responsables del acto criminal.

La joven brasileña fue asesinada cerca de la rotonda Universitaria, en residencial Lomas de Monserrat, y venía de trabajar del Hospital Carlos Roberto Huembes.

Primero se escuchó una ráfaga intensa. 10 minutos más tarde se escuchó otra ráfaga, según testigos del hecho.

El novio de la joven la trasladó de inmediato al hospital Militar. El carro y los documentos personales de la joven quedaron en el lugar y aún se desconoce su paradero.

Raynéia llegó casi sin signos vitales, tenía una hemorragia, le hicieron una transfusión de sangre y la llevaron al quirófano, donde confirmaron que una bala atravesó hígado y tórax. Era una bala de alto calibre, porque el orificio que causó era de 15 centímetros, detallaron fuentes hospitalarias.

La Policía aseguró que el autor de los disparos fue Pierson Adán Gutiérrez Solís, quien utilizó una carabina M-4 contra el vehículo que conducía la joven.

Un tribunal de Managua lo procesó a puerta cerrada en un juicio que duró 35 minutos, luego que este supuestamente confesara el crimen, lo condenó a 14 años de prisión y el 23 de julio pasado fue liberado por la Ley de Amnistía.