• Managua |
  • |
  • |
  • Edición Web

Estudiantes universitarios de distintas organizaciones denunciaron que fueron víctimas de una golpiza y robos de varios objetos personales por parte de la policía durante las protestas realizadas este jueves.

En conferencia de prensa, los estudiantes repudiaron el hecho y advirtieron que seguirán manifestándose contra el Gobierno, pese al asedio, los arrestos y las amenazas de parte de la Policía Nacional.

Paulo Pérez asegura ser uno de los estudiantes agredidos y robados por la policía el jueves cuando fue retenido frente a un restaurante.

"Me dieron puñetazo y patadas, me robaron y me dejaron en la rotonda El Periodista junto a otros tres jóvenes", subrayó y agregó que una persona les ayudó a refugiarse en una gasolinera.

"Mientras íbamos en la patrulla nos decían que éramos terroristas y que gritáramos como lo hacíamos en el plantón“, relató.

SIN ZAPATOS Y SIN TELÉFONO

Pérez precisó que los policías también se llevaron su celular y le quitaron sus zapatos. Además de él, afirmó que a otra manifestante le robaron su teléfono y a otros tres de sus compañeros, también les quitaron sus zapatos.

El estudiante relató que mientras encabezaba la marcha, un ciudadano intentó integrarse, pero la policía se lo impedía, por lo que él y otros de los protestantes quisieron ayudarle.

"Me dijeron que si no me dejaba llevar me golpeaban y uno me dio un rodillazo en la cara, cuando me desperté estaba en la tina de la policía“, indicó.

Otra estudiante que afirma que fue golpeada es Yanova Acosta, quien en su brazo izquierdo presenta un morado, según ella producto de una canica que le lanzó un policía.

Los estudiantes aseguraron que en los próximos días estarán informando sobre nuevas actividades de protesta que pretenden realizar.

Todos los manifestantes que fueron detenidos en las protestas del jueves fueron puestos en libertad posteriormente, pero todos recibieron golpizas y aseguraron que les robaron sus pertenencias.

Las protestas se realizaron en varios puntos de Managua, como el edificio Pellas, la zona de Movistar Carretera a Masaya, el edificio Lafise de esa misma vía y la rotonda Centroamérica, luego que la Policía prohibiera la realización de una marcha en la capital.