• Estelí, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Web

La Garnacha y El Tisey, dos sectores turísticos ubicados a 15 y 16 kilómetros al sur de la ciudad Estelí, se encuentran decaídos por la poca presencia de visitantes extranjeros, que en años anteriores dejaban divisas y dinamizaban la economía local.

Según los comunitarios, también la presencia de excursionistas nacionales se ha reducido considerablemente, ya que antes tenían al mes entre seis y diez visitas de familias y de estudiantes con sus docentes y ahora a lo sumo contabilizan cuatro.

Los dueños de negocios turísticos, aseguran que la presencia de visitantes nacionales y extranjeros a esos y otros lugares como la reserva Miraflor se ha reducido bajado por la crisis económica y la inseguridad.

Reinaldo Rocha, quien tenía una iniciativa turística en desarrollo en el sector conocido como la finca “El Carrizo” de la zona El Tisey, confirma que sus ingresos se han disminuido.

Productos de la zona de La Garnacha-Estelì. Máximo Rugama/Estelí.

A los turistas tanto extranjeros como nacionales les ofrecen caminatas por senderos, montar a caballo, y si lo deseaban, quedarse a dormir en una cabaña e ingerir alimentos, refrescos y frutas propias de la zona.

Antes de abril del 2018 un aproximado de entre 25 y 30 personas llegaba al lugar, dijo. Ahora con costo se acercan entre 6 y 8 visitantes al mes, la mayoría turistas nacionales.

PRODUCCIÓN ARTESANAL DE QUESO

Ariel Serrato, habitante de La Garnacha, señaló además, que produce poco queso tanto de leche de vaca como de cabra.

“Estamos produciendo en menor cantidad porque también la demanda se ha reducido en Estelí como en Managua donde teníamos ya establecidos contratos con dueños de negocios”, expuso.

Antes de la crisis dijo que producían entre 30 y 35 libras de queso de vaca por día. “Ahora cada tres días se producen entre 20 y 25 libras”, dijo Serrato.

Algunos contratos en Managua fueron cancelados por la crisis del sector hoteles y restaurantes. Máximo Rugama/END

“En Estelí, el mercado es lento para comercializar los productos y en Managua algunos restaurantes donde teníamos contratos, debido a la crisis cerraron”, expuso.

En la capital tenían entre tres y cinco contratos exclusivos con hoteles y restaurantes porque producen lácteos de calidad, pero ahora se los cancelaron por las dificultades económicas que ellos también atraviesan.

“La producción de queso de cabra, es apetecida por extranjeros y al reducirse la cantidad de turistas también esta demanda baja” explicó.

Previo a la crisis de abril 2018 producían entre 10 y 12 libras de queso de cabra al día, ahora cada tres días elaboran entre seis y ocho libras porque también la producción de leche se ha reducido por la falta de lluvia, explicó Serrato.

Detalló que el queso de primera o de exportación, elaborado con leche de vaca se mantiene en C$160, mientras que la libra de queso hecho con leche de cabra C$260.

La elaboración de queso artesanal ha sido un atractivo para visitantes nacionales y extranjeros, inclusive también para los estudiantes de secundaria y universitarios que se presentaban a realizar investigaciones.

Además, la Asociación Programa Agrícola San Nicolás (Asopas) La Garnacha está integrados más de diez productores que cultivan hortalizas y frutas de manera orgánica.

ÁREA URBANA

Mientras en la ciudad de Estelí, debido a la crisis, ocho hostales han cerrado. En esos lugares se hospedaban familias o profesionales extranjeros que llegaban de vacaciones o a realizar encuentros de intercambio de experiencias con universidades públicas y privadas o a realizar trabajos de investigación.

Uno de esos hostales era propiedad de María Teresa Illescas, quien empleaba a 10 personas, incluida ella como administradora, pero desde julio del 2018 se quedaron sin trabajo ya que se vio obligada a cerrar porque estaba trabajando con pérdidas ante la falta de huéspedes.

A la vez, tuvo que desmontar una serie de iniciativas como plataformas digitales y otras que necesitaba para promocionar el negocio.

Hoteles como “El Mesón”, propiedad de José Augusto Barrantes Gutiérrez, con la crisis han visto reducidas drásticamente la demanda de servicios por parte de turistas nacionales.

“Son pocos los turísticas extranjeros que vienen y sí se ha dado un ligero incremento en comparación al mes de julio del año pasado pero de visitantes nacionales” expuso Barrantes Gutiérrez.

El Hotel El Mesón, situado en el centro de la ciudad de Estelí, tiene más de cuarenta años de funcionamiento. Según Barrantes Gutiérrez, está crisis que actualmente enfrenta el sector nunca antes la habían visto. Actualmente abre de lunes a sábado, antes lo hacían hasta los domingos, también redujo su personal de 15 a 7 empleados.

Extraoficialmente se conoce que en Estelí, al menos 207 negocios de distintas categorías han cerrado debido a la crisis que se vive en el país desde abril 2018.