• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Web

La doctora María del Socorro Oviedo, abogada de la Comisión Permanente de Derechos Humanos (CPDH), sería procesada en los juzgados locales de Masaya, informaron hoy en los juzgados de Managua, pero en Masaya no permitieron el ingreso de los abogados de CPDH, ni al esposo, Baltazar Arévalo.

La doctora Carla Sequeira, directora de asesoría legal de CPDH, confirmó que la doctora Oviedo, desde las 11 de la mañana del viernes, fue trasladada a la DAJ, sin embargo, no hay información oficial de dónde será procesada y extraoficialmente se dice que será en Masaya.

Lea: Piden al nuncio interceder por liberación de abogada de la CPDH

Como parte de gestiones, la doctora Leyla Prado, del equipo de abogados defensores de CPDH, recibieron información de que la acusación será en Masaya.

Por su parte, Sequeira indicó que no los dejaron ingresar al complejo judicial de Masaya, porque alegan que los jueces no han llagado.

De interés: Estudiantes denuncian golpiza y robo durante las protestas del jueves

“La doctora Oviedo está en total indefensión, no han permitido que ningún familiar ni abogado se entreviste con ella. Tampoco hay información clara”, dijo Sequeira.

“Aquí todos estamos expuestos. Defender derechos humanos en este país se ha vuelto una situación de estigmatización, de criminalización, cuando lo que nosotros hacemos es defender derechos. Este gobierno nos pone en riesgo”, dijo Prado.

Además: Familiares de manifestantes presos piden a OEA y CIDH acelerar acciones

Ante la negativa, miembros de CPDH sacaron pancartas exigiendo la liberación de la doctora Oviedo, su compañera de trabajo que diligentemente ha ejercido la defensa de varios manifestantes que ya fueron excarcelados.

La doctora Oviedo fue detenida el viernes en la delegación policial de Masaya, cuando daba acompañamiento durante una cita policial hecha a Christian Fajardo, y durante las acciones de intimidación de los agentes contra su defendido, a ella la acusan por supuesta obstrucción de funciones y amenazas, según la versión policial local, sin embargo, según testigos, al momento de la captura, un agente abusivamente la tomó de la cintura, por lo que su reacción fue darle una cachetada.